Lunes, 20 Noviembre 2017 | Login
Al Momento
Arrumban camiones del Sitibus de Oaxaca; llevan 5 meses a la intemperie
Bono de no huelga en la UABJO cuesta 18 mdp a Oaxaca, y aún así hay paros
Coco es una carta de amor para México
Congelan apoyos contra la pobreza desde hace 3 años en Oaxaca
Creo en la palabra de Matías Almeyda : Jorge Vergara
Elvia narra que a su comunidad llegan habitantes de otros municipios a adquirir su producto.  / AGENCIAS Elvia narra que a su comunidad llegan habitantes de otros municipios a adquirir su producto. / AGENCIAS

Tomaltepec, cuna del pan de muerto

Oaxaca de Juárez, Oax.- La conmemoración a los muertos no se entiende sin el pan y el chocolate. En Oaxaca, se elaboran panes de distintos tipos, y en su  mayoría son adornados con calaveritas  de colores, hechas de harina. Es Santo Domingo Tomaltepec la comunidad con aroma a pan de muerto, ubicada a 10 kilómetros de la capital, donde desde el 25 de octubre empezó la producción de este tradicional alimento que no puede faltar en las ofrendas  oaxaqueñas.

El  pan de yema y el de mantequilla son los más vendidos en esta época, cuenta Elvia Martínez Hernández, panadera, quien  junto con su esposo e hijos mantienen la tradición heredada por sus abuelos desde hace 35 años.

En su negocio, desde el 25 de octubre  trabajan las 24 horas para preparar el tradicional pan.

“Nosotros aquí empezamos desde las cinco de la mañana el primer bulto, que le decimos nosotros, y va bulto sobre bulto; entre más bultos se hagan más se gana. Día y noche se está trabajando”, explica.

Para ellos, el Día de Muertos es la temporada más alta de ventas, ya que  elaboran más de tres mil piezas de pan al día, durante una semana.

“Siempre hemos vendido, pero esta época es donde la gente compra más, como reparte, es cuando se vende más”, señala.

Elvia narra que a su comunidad llegan habitantes de otros municipios a adquirir su producto.  Orgullosa, cuenta que su distribución se ha extendido a una decena de localidades de la región de Valles Centrales.

De yema, mantequilla y resobado, los precios van desde los 5 hasta los 200 pesos por pieza.  Ahora, lo caracteriza  la figura de alfeñique que se les agrega para representar  al ánima a quien se dedica el pan. En estos días, el pan acompaña al chocolate en la ofrenda de cada hogar oaxaqueño.

 

 

Read 6 times
Rate this item
(0 votes)