Sábado, 16 Diciembre 2017 | Login
Al Momento
A lo mejor es envidia o celos , dice Julión Álvarez tras ser ligado al narco
Aberrante eliminar el juicio político en Oaxaca , señalan abogados
Arrumban camiones del Sitibus de Oaxaca; llevan 5 meses a la intemperie
Bam Bam Silveyra buscará triunfo en Canadá
Bono de no huelga en la UABJO cuesta 18 mdp a Oaxaca, y aún así hay paros

“Si no nos damos la mano, nuestras comunidades van a desaparecer”: Marichuy

ZACUALPAN, Col.- “En los pueblos indígenas, si un representante no responde de acuerdo a las necesidades de la comunidad, la asamblea lo quita y pone a otro, y eso es lo que queremos hacer pero en grande, para todo México”, señaló María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Concejo Indígena de Gobierno y aspirante a una candidatura independiente a la Presidencia de la República.

Éste fue el segmento del discurso de Marichuy más festejado en esta comunidad indígena, cuyos habitantes se movilizaron y depusieron hace cuatro años a la mesa directiva de Bienes Comunales por no respaldar la oposición del pueblo a la explotación de una mina de oro en su territorio.

La mujer, originaria de Tuxpan —en el vecino estado de Jalisco— fue recibida la noche de este jueves en un ambiente de porras y aplausos en la plaza principal, con un kiosco adornado con papel de colores, mazorcas de maíz blanco y azul, calabazas, listones y globos. La bienvenida corrió a cargo de Carmen Zamora y Micaela Vicente Romero, integrantes del Concejo Indígena en Defensa del Territorio de Zacualpan.

María de Jesús Patricio se congratuló de que los habitantes de esta comunidad colimense se hayan organizado para impedir la destrucción de sus recursos naturales mediante la minería, pero refirió que en la actualidad la situación de los pueblos indígenas del país se encuentra peor que hace 20 años, pues hay una fuerte invasión de sus tierras con proyectos que van despojándolos de sus recursos naturales y contaminando sus aguas.

“Ahora que hemos recorrido el sur del país hemos visto y escuchado los diferentes dolores de los pueblos por donde vamos pasando, nos han venido diciendo que cada vez hay más despojos y represión ante los intentos de organización, más encarcelamientos, muertos y desaparecidos”, describió.

Esa realidad, que desde antes había sido objeto de análisis en el Congreso Nacional Indígena, fue lo que motivó la decisión de participar en el proceso electoral 2018, lo que fue avalado por la mayoría de los 523 pueblos consultados.

Con un discurso claro, voz fluida y sin titubeos, Marichuy manifestó que la problemática de las comunidades “hizo que pensáramos qué íbamos a hacer, si íbamos a seguir permitiendo que nos siguieran robando nuestras riquezas que teníamos en nuestros pueblos, en nuestros territorios”.

Sin embargo, aclaró que la participación electoral “no es para ocupar un cargo público, estar allá arriba y seguir gobernando como nos han venido gobernando, sino para visibilizar esa problemática que no se dice, pero que ahí está presente y que nuestros pueblos están sufriendo, pasando fuertes represiones ante los intentos de impedir que sigan despojándolos”.

El propósito, expuso, fue conformar un modelo diferente, a través de un concejo que surja desde abajo, integrado por representantes de todos los pueblos indígenas de México, porque los problemas solamente los van a poder resolver las mismas comunidades, no va a haber una respuesta de arriba si no hay una organización de abajo.

“Nuestra propuesta a veces no se entiende porque es diferente a los partidos, porque no queremos solamente participar para llegar alguien y que se quede ahí arriba, sino que queremos que haya una organización desde abajo, desde las comunidades, que seamos nosotras mismas quienes nos demos la mano y que juntas busquemos cómo le vamos a hacer para resolver nuestros propios problemas, entonces esta propuesta es colectiva, es de todos los pueblos, y este concejo indígena es el que estaría obedeciendo al pueblo organizado”, añadió.

La vocera del Concejo Indígena de Gobierno consideró que era necesario y urgente la organización de los pueblos originarios porque “nuestras comunidades están en peligro, se ha desatado una fuerte guerra en su contra para despojarlas y desaparecerlas, porque nosotros le estorbamos al capitalismo destructor, al que no le importa que haya muertos, desaparecidos o encarcelados”.

Por lo anterior, dijo, los pueblos indígenas deben organizarse desde abajo, pero la propuesta no sólo es para los pueblos indígenas, sino para todo México, porque el día que las aguas de las comunidades indígenas se contaminen, van a afectar a toda la población.

“Por eso nuestra lucha es más amplia, es una lucha que surge desde los pueblos, pero es para todo México; tenemos que estar organizados y unificados comunidades indígenas con hermanos de la ciudad que serían maestros, jóvenes, mujeres… todos tenemos que pensar juntos cómo vamos a reconstruir este México que cada vez lo están acabando quienes solamente piensan en el poder del dinero para despojar a los que menos tienen”, explicó.

Patricio Martínez cuestionó por qué no pensar que puede haber algo diferente, que puede surgir esa organización desde abajo para luchar juntos por México para defender sus tierras y territorios, para que pueblos indígenas y “los hermanos de la ciudad” piensen el país que quieren y cómo los van a reconstruir desde abajo.

“Nuestra propuesta —precisó— no es solamente de aquí a 2018, nuestra propuesta es cómo vamos a quedar después de 2018; ese el llamado que hacemos a esta comunidad como hermanos que somos, que pensemos que nuestra palabra ha sido por años ignorada, olvidada, abandonada y despojada; es el momento de que los pueblos hablen, que nos unamos y juntos peleemos por la vida de todo México y del mundo, porque este sistema destructor no solamente va a acabar a los mexicanos, va a acabar a todo el mundo”.

Los pueblos indígenas del país, mencionó Marichuy, creen, sueñan y tienen todo el entusiasmo de seguir existiendo, conservando lo que tienen y sobre todo son los responsables de cuidar lo que les ha sido heredado para pasárselo a quienes vienen atrás.

“Es un llamado, hermanos de aquí, a que nos demos la mano y que nos olvidemos de todo lo que a veces viene a separarnos, a hacernos pelear entre nosotros; pensemos que si no nos damos la mano, nuestras comunidades van a desaparecer, que si no logramos ponernos de acuerdo para defender nuestra autonomía en cada comunidad, en cada pueblo, en cada región, nadie más lo va a hacer”, concluyó.

Read 8 times
Rate this item
(0 votes)