-

Primer informe, el beneficio de la duda

Mario Castellanos Alcázar Mario Castellanos Alcázar

Faltan 24 horas para que el gobernador de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa rinda su Primer Informe del Estado que Guarda la Administración Pública y aún no hay una visión clara de sus actividades, que por cierto están en el beneficio de la duda y por supuesto que existe un clima exasperación y turbulento entre los oaxaqueños que no han visto mejoría en su economía y en consecuencia crece la pobreza y la marginación.

No son tiempos halagadores y si, en un principio los gobernados tenían la idea de que los graves problemas sociales, políticos y económicos que dejó la administración del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo eran la problemática, ahora existen sospechas de que el gobierno de Murat adolece de muchas deficiencias en sus programas de acción que no han aterrizado por la falta de coherencia de su gabinete que desconoce el rezago de la entidad oaxaqueña y por tanto la situación política del Estado pende de un hilo.

En el primer año de la administración del gobernador Murat Hinojosa existe un ambiente de crispación. No hay nada que celebrar ni cacarear, sencillamente la economía está paralizada, pero eso sí, la violencia y la inseguridad ha crecido debido a que se ha perdido el principio de autoridad y la justicia no se aplica conforme a derecho, sino de acuerdo a las circunstancias políticas, lo que ha dado lugar a que la ciudadanía pierda la fe y la esperanza de que se respeten sus derechos humanos, privados y de la colectividad.

¿Qué se espera del Primer Informe? Nada positivo, todo al garete y al ahí se va. No hay estructura gubernamental, no hay proyectos, planes y programas de trabajo y desarrollo, todo ha sido improvisación y despecho. El Plan Estatal de Desarrollo del Gobierno del Estado duerme el sueño de los justos, no tiene pies ni cabeza, ni funcionario que lo conozca, por tanto  las acciones gubernamentales están paralizadas.

El Gobierno Estatal se ha dedicado a administrar la pobreza, la marginación, los problemas sociales, políticos y económicos. Todo es un rezago, los mismos pasivos, los mismos conflictos de antaño y una total desvinculación entre los funcionarios del gabinete estatal y federal, pues no hay cohesión ni programación.

Todo  ha sido simulación en lo oscurito, nada  a la luz del día. El talón de Aquiles sigue siendo el magisterio de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, CNTE, los normalistas, los cetemistas, las organizaciones sociales y políticas que dan al traste con la anarquía que da lugar a la violencia y la violación de los derechos humanos, no obstante que los arreglos son sucintos y sin sustento    ante los amagos de los maestros que ya le tomaron la medida al mandatario estatal. Levantaron su campamento y sus manifestaciones en la capital oaxaqueña y se fueron a marchar a las regiones como arte de magia para dar la falsa expectativa de que hay paz y estabilidad y por ende el informe del gobierno estatal será en absoluta tranquilidad. Se le dictó auto de formal prisión al Secretario de Finanzas de la Confederación de los Trabajadores de México, CTM, Marcos Sánchez para figurar  que en Oaxaca sí se aplica la ley solo para maquillar el consabido Primer Informe del Gobierno del Estado.

REMOLINEANDO

En Consejo Para la Evaluación de la Educación Media Superior, COPEEMS, incluyó a ocho planteles de los Bachilleratos Comunitarios Indígenas en el Padrón de Buena calidad del Sistema Nacional de Educación, tras ser evaluados y calificados bajo las normas estrictas de rigor y cumplimiento en el manejo de los planes y programas de estudio, el rendimiento de los porcentajes del aprendizaje y asimismo el entorno social y cultural de estos centros académicos, desde la ubicación y construcción de los inmuebles, equipos de trabajo, organización , puntualidad, archivos, anexos y  la estructuración de los proyectos educativos. De los ocho planteles distinguidos, 2 fueron incluidos al nivel III y 6 al nivel IV. Los bachilleratos reconocidos son el de Santa María Olotepec, San Bartolomé Ayutla, al nivel III; Guelatao de Juárez, El Gachupín, San Andrés Solaga, Santiago Tetepec, Jaltepec de Candayoc y San Antonio Huitepec al nivel IV. La Directora de los BCI, Profesora Emilia García Guzmán, ante los directores de dichos planteles y El Coordinador General de Educación Media, Superior, Ciencia y Tecnología, Francisco Márquez Méndez y el Asesor de dicho proyecto académico, Jacobo Sánchez López, manifestó que al ser considerados los ocho planteles al Padrón de Buena Calidad, significa un reto, porque nos estamos sumando a las escuelas  de calidad del país, esto nos lleva a la obligación de ofertar un mejor servicio de calidad educativa, donde el desarrollo de las habilidades y las competencias tanto genéricas como profesionales se desenvuelvan dentro del aula.

carloscastellanos52@hotmail,com

 

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses