-

Murat, nada contra Gabino

Con la renuncia del Secretario General del Gobierno del Estado, Alejandro Avilés Álvarez, la investigación que La Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental y los cargos que se le hagan a citado ex funcionario, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, vuelve nuevamente a reactivar su poder político, luego de que sus bonos y aceptación de popularidad estaban bajando ante la paralización de su mandato por el hecho de no haber solución a los graves problemas sociales, políticos y económicos.

La situación, no queda ahí, Murat, ofrece el peso de la ley en contra de Avilés, pero nada en contra del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo y ex funcionarios, que dejaron un presunto fraude de los 30 mil millones de pesos, “o todos parejos o todo rabones”.

Solo, por el hecho de que el gobernante oaxaqueño haya aplicado la justicia en contra de Avilés Álvarez, que utilizó el helicóptero oficial del Gobierno del Estado para que su hijo Alejandro Avilés, Junior, y los amigos de éste, se fueran a pasear al Puerto Escindido, Oaxaca, por los días de Semana Santa, y por tanto el ex funcionario fue cesado y será sancionado conforme a derecho de acuerdo a las investigaciones de la Contraloría del Estado, ya indica que el gobierno estatal no cederá ante los actos de corrupción y menos a la impunidad .

Este procedimiento indica que todo irá bien en el funcionamiento de las tareas administrativas y en consecuencia no habrá abusos de poder, le da cartas y sana reactivación política a Murat Hinojosa; recobra en parte su principio de  autoridad, aunque eso no es todo, porque el gobernante oaxaqueño, apenas empieza a saborear los vaivenes de la política y por supuesto que con la pésima actuación de Avilés Álvarez, Murat, perdió una “batalla pero no la guerra”.

El gobernante oaxaqueño tiene que redoblar esfuerzos y afinar sus estrategias políticas para rendir buenos frutos a la ciudadanía oaxaqueña, que exige cuentas claras y un buen servicio de los servidores públicos, el buen manejo de los recursos financieros del erario público y un desarrollo en el crecimiento económico, que son las premisas fundamentales encomendadas por el electorado a Murat, por lo cual llegó a la gubernatura de Oaxaca.

Murat, no solo tiene la encomienda de cuidar el manejo transparente de los 90 mil millones de pesos otorgados por la federación vía presupuesto del Gobierno Federal, sino que tiene otro imperativo, quizás el más pesado, que medirá el funcionamiento de su gobierno, me refiero al de proceder con el peso de la ley en contra del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo y ex funcionarios de la administración gubernamental reciente pasada, acusada de un presunto fraude de los 30 mil millones de pesos.    

Hasta la fecha, no hay signos evidentes de que el gobierno estatal en vigor  trate de aplicar la ley al ex gobernante oaxaqueño. Murat ha anunciado que se procederá hasta las últimas consecuencias en contra de quienes resulten responsables de acuerdo a las investigaciones. Se han dado cifras preliminares que avizoran fraudes escandalosos, sin mencionar nombres de los defraudadores, pero todo queda en buenos intentos.

Incluso,  el procedimiento del juicio político iniciado en la LIII Legislatura del Estado, quedó en el silencio y posiblemente en la congeladora, ya no se volvió a tocar en el primer periodo de sesiones ordinarias del primer año del ejercicio legislativo, ante los fuertes intereses políticos e ideológicos de las fracciones parlamentarias: PRI, PAN, PRD, MORENA y los partidos de la “chiquillada”, lo que indica que el gobierno estatal y actores políticos quieren llevar la fiesta en paz.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses