-
Cultura

Cultura (239)

Dan rostro a mujer maya de 13 mil 600 años de edad

Ciudad de México.- Milenios antes de que los mayas erigieran sus imponentes pirámides, una pequeña mujer encontró su fin en el fondo de una oscura caverna. Gracias a técnicas avanzadas de reconstrucción forense, la luz vuelve a bañar su rostro.

Se trata de la Mujer de Naharon, cuyo hallazgo fue reportado al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en 2001 por el espeleólogo subacuático Octavio Del Río como parte de un proyecto de investigación en cenotes y cuevas del estado de Quintana Roo.

La osamenta se encontró a 368 metros de distancia desde la boca del cenote y a 22.6 metros de profundidad. Estudios antropológicos realizados por Alejandro Terrazas, de la UNAM, señalaron que el esqueleto tenía cerca de 80% de la estructura original y pertenecía a una mujer de 1.41 metros de altura y de entre 20 y 25 años al morir.

Los análisis arrojaron una antigüedad de 13 mil 600 años, lo que la clasificó como el vestigio humano más antiguo de América.

Casi dos décadas después del descubrimiento, el INAH se asoció con el diseñador brasileño en 3D Cicero Moraes para devolverle, este mismo año, la cara a esta mujer prehistórica utilizando técnicas avanzadas de reconstrucción forense.

Moraes ha reconstruido ya los rostros de importantes personajes históricos y religiosos como San Antonio de Padua, así como de numerosos fósiles de ancestros humanos.

García Lorca y las dudas a 82 años de su asesinato

Ciudad de México.- Federico García Lorca murió joven, con 38 años, y en la plenitud de su carrera. “Mi obra apenas está comenzada”, dijo poco antes de ser asesinado, y a 82 años de su muerte persisten las dudas y el misterio en torno a es su último momento y el lugar donde yacen sus restos.

Su prolífica y agitada vida lo llevó a Madrid, donde en los ambientes literarios y artísticos de la época fraguó amistad con genios como Luis Buñuel, Salvador Dalí o Rafael Alberti, y más tarde a Estados Unidos, México y Cuba, donde gestó textos como Poeta en Nueva York.

Pero su querida Granada, la tradición de sus pueblos y los dramas que escondían sus paredes siempre estuvieron presentes en su obra. Allí, se le rinde homenaje cada año recreando su “último paseo”.

Recordando aquel fatídico día en el que la poesía universal se vistió de luto, sangre y venganza, como dicen sus versos. Federico “no era un hombre valiente”,  ha dicho Miguel Caballero, uno de los historiadores que más ha indagado en los últimos días de García Lorca, fusilado hace 82 años en su tierra natal, Granada, días después del inicio de la guerra civil española.

Quizá por eso el poeta español más universal regresó a la casa paterna cuando las cosas empezaron a ponerse feas en Madrid, en julio de 1936, en vísperas la sublevación militar de Francisco Franco. Quizá también por eso buscó cobijo en los Rosales, una conocida familia falangista de Granada, al llegar las primeras amenazas.

“Lorca no militó en ningún partido, aunque sí era un ferviente republicano”, recuerda Caballero en su libro Las trece últimas horas en la vida de García Lorca, y quien impulsó de los trabajos de búsqueda de los restos del poeta en la provincia de Granada, al sur de España.

Después de 82 años, la muerte del autor de Bodas de sangre sigue siendo un pozo de misterio, lleno de leyendas, conjeturas, sospechas y testimonios velados por la ley del silencio que se impuso durante la guerra civil (1936-1939) y la dictadura franquista (1939-1975).

“Conseguir verificar lo que ocurrió es muy complicado porque todas las personas que pudieron ver y oír ya no existen. Se han llevado aquel horrendo crimen a la tumba”, declaró otro conocedor del poeta, Gabriel Pozo, autor de Lorca, el último paseo, centrado en la figura de Ramón Ruiz Alonso, el hombre que redactó la denuncia contra el poeta. Tampoco hay consenso sobre los motivos de su fusilamiento. En 2016 salió a la luz un informe de la Policía franquista, fechado en 1965, que definía a Lorca como “socialista y masón” y que le acusaba de “prácticas de homosexualismo”. Caballero, sin embargo, defiende que la gran causa de su asesinato fue “la venganza” por “viejas rencillas” familiares. "Lo que le condenó fue ser progresista, homosexual y moderno en la Granada de 1936. Eso y su profunda amistad con Fernando de los Ríos”, apuntó entonces Pozo citando al que fuera ministro del Gobierno de la República (1931-1936).

 

Declaran obra de Paz Monumento Artístico

Ciudad de México.- La Comisión Nacional de Zonas y Monumentos Artísticos (CNZMA) aprobó ayer, por unanimidad, el proyecto para declarar Monumento Artístico al archivo documental y el acervo bibliográfico de Octavio Paz (1914-1998), aunque no detalló la fecha en que será emitida ni si será realizada por la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, o el presidente, Enrique Peña Nieto.

El siguiente paso, según la Secretaría de Cultura federal, será la publicación de una consulta abierta, en diarios de circulación nacional, para conocer si existe alguien jurídicamente interesado en el legado del poeta mexicano y, posteriormente, se emitiría la declaratoria.

El anuncio fue realizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), mediante un comunicado, en donde tampoco se explicó si hubo algún acuerdo o mención sobre las medidas necesarias para proteger y resguardar la obra pictórica y escultórica que perteneció al poeta, como tampoco sobre el depositario de los derechos de autor y sus bienes inmuebles. Sólo se detalló que la declaratoria de Monumento Artístico será expedida por la SC, con fundamento en los artículos 5o. TER, 33 y 34 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos; y 9 del Reglamento de dicha Ley.

También se reveló que dicha comisión estuvo integrada por Lidia Camacho, titular del INBA y presidenta de dicha comisión, y Gabriel Mérigo Basurto, representante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Así como Louise Noelle Gras, investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM; Xavier Cortés Rocha, maestro emérito de la UNAM; y Bernardo Gómez Pimienta, director de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Anáhuac. Además, contaron con la participación de Geney Beltrán, coordinador nacional de Literatura del INBA; la escritora Silvia Molina, el historiador Javier Garciadiego y Xavier Guzmán, subdirector de Patrimonio Artístico Inmueble del INBA.

Para llegar a esa decisión, apuntó el comunicado, “los integrantes de la CNZMA tomaron en cuenta la importancia intelectual de Octavio Paz, cuyo pensamiento crítico y fuerza expresiva fue patente en todos los géneros que ejerció: la poesía, el ensayo y la traducción, así como editor de publicaciones que forjaron intelectualmente a varias generaciones”.

Aunado a “que abrió nuevos caminos a la expresión literaria y a la reflexión sobre literatura, artes plásticas, arquitectura y política, lo que influyó de manera determinante en el pensamiento contemporáneo sobre esos y otros muy diversos campos”.

Dicha declaratoria, afirma el comunicado, “asegura que el acervo de una de las figuras intelectuales más relevantes de la historia de México y del mundo permanezca en el país y se conserve adecuadamente para que las actuales y futuras generaciones puedan conocer a fondo el trabajo de este reconocido escritor y diplomático, emblema de la cultura nacional”.

Debe ser catálogo

Miguel Poot Grajales, especialista en legislación cultural, comentó que una vez que la SC formalice la declaratoria como Monumento Artístico para el legado documental y el acervo bibliográfico de Paz, la dependencia deberá elaborar no sólo un censo de los documentos que integran el legado, sino un catálogo exhaustivo con el detalle de cada libro y cada documento.

“No podría decirse que el acervo se compone de 25 mil libros, sino cuáles son y sus detalles: si está autografiado o no, detectando el valor estético y documental que respaldan el interés de la nación, tal como lo acota la Constitución, en su artículo 73 fracción 25, donde se afirma qué son monumentos artísticos y de interés de para la nación”, apuntó.

“Esto ayudará a entender la trayectoria del autor, en su contexto y su relevancia, para México y su historia, porque no se protegerá un conjunto abstracto de bienes, sino un conjunto detallado que será registrado en un inventario… debemos tener claro de qué hablamos, qué se protege a detalle”, concluyó.

 

Muere el premio Nobel V.S. Naipaul

Ciudad de México.- Jorge Ibargüengoitia escribió que V.S. Naipaul, culturalmente, era un híbrido: “Escribe en inglés, es de origen hindú y nació en Trinidad: es decir, es parte asiático, parte americano y parte europeo”.

Ése era el rasgo más atractivo que el mexicano encontraba en el autor que años más tarde, en 2001, se convertiría en Premio Nobel de Literatura. Desde ayer, Naipaul sumó un territorio más: el escritor falleció en su casa de Londres a los 85 años de edad.

Cuenta Ibargüengoitia, en un texto publicado en la revista Vuelta en 1983, que el abuelo de Naipaul llegó a Trinidad contratado, quizás enviado por el gobierno inglés para poblar de hindúes sus colonias en América.

En el mismo país caribeño, el padre del escritor se mudó con toda la familia a Puerto España y en 1950 Naipaul se fue a Inglaterra a estudiar. Como su abuelo, recuerda Ibargüengoitia, no regresará a su país natal. Pero ahí en la isla reconoce “un antecedente escritoril: el padre fue corresponsal del Trinidad Guardian en Chaguanas y más tarde fue periodista en Port of Spain”.

Antes de establecerse de manera definitiva en Inglaterra, el joven Naipaul estudió Literatura inglesa en la universidad de Oxford y es entonces cuando pasó mucho tiempo viajando hasta convertirse en símbolo del desarraigo moderno.

En 2001, la Academia Sueca afirmó que entregaba el Nobel a Naipaul por “haber mezclado narración perspectiva y observación incorruptible en sus obras, que nos condenan a ver la presencia de la historia olvidada (…) De hecho, V.S. Naipaul se siente cómodo solamente en su interior, en el seno de su expresión inimitable”.

 

Se hablan en la CDMX 57 lenguas originarias

Ciudad de México.- La Ciudad de México es la capital indígena del país, pues en ella un millón de personas se reconocen como indígenas (más que en cualquier otra urbe del país) y se hablan 57 de las 68 lenguas originarias de la nación, siendo las más comunes náhuatl, mixteco, zapoteco, otomí, mazateco, mazahua y mixe.

Así lo revela el Diagnóstico sobre la población indígena de la Ciudad de México, investigación realizada por los etnólogos Iván Pérez Téllez y Natalia Gabayet, como parte de su trabajo en el Área de Asuntos Indígenas de la Secretaría de Cultura de la CdMx (SCCdMx).

La obra, dada a conocer durante la segunda edición de la Feria de Lenguas Indígenas Nacionales (FLIN) que se realiza en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), destaca que por ello la CdMx puede ser calificada como la capital indígena del país.

“Este diagnóstico se realizó para iniciar la implementación de una política pública en torno a los pueblos indígenas en la ciudad, y nos tomó cuatro años de investigación, desde que se creó el Área de Asuntos Indígenas de la Secretaría de Cultura capitalina”, explicó Iván Pérez Téllez, quien es hoy el titular de esa oficina.

Añadió que con este trabajo “nos dimos cuenta que no había un política pública que articulara el trabajo con indígenas en la ciudad y que las poblaciones indígenas en esta capital estaban invisibilizadas y discriminadas”.

Luego de subrayar que “no quisimos implementar una política pública sin antes conocer lo más que se pudiera sobre la realidad de estos grupos en la ciudad”, el etnólogo añadió que en 2014 se inició el trabajo de visibilizar y dignificar a los grupos indígenas en la capital, tanto a los residentes (llegados de otras entidades) como a los originarios (grupos asentados en la urbe desde la época prehispánica). Por su parte, Natalia Gabayet, primera responsable del Área de Asuntos Indígenas, indicó que para la realización del diagnóstico se hizo una extensa investigación bibliográfica y se contactó a creadores y organizaciones indígenas, así como especialistas (antropólogos e investigadores) en la materia. “Lo primero que se ubicó fue la diferencia entre pueblos indígenas residentes, es decir, los que han llegado, y los pueblos indígenas originarios, que están asentados en la zona desde la época prehispánica. “Además se reconoció que la Secretaría de Cultura capitalina debía crear espacios para que se ejerzan los derechos de los pueblos indígenas, en lo cual se ha trabajado”, aseveró la etnóloga.

Rosario Castellanos, la poetiza que un día se miró vacía

Ciudad de México.- Hombrecito, ¿qué quieres hacer con tu cabeza? ¿Atar al mundo, al loco, loco y furioso mundo? ¿Castrar al potro Dios? Pero Dios rompe el freno y continúa engendrando magníficas criaturas, seres salvajes cuyos alaridos rompen esta campana de cristal.

Ella es Rosario Castellanos.

Si como aseveró Andy Warhol "la idea no es vivir por siempre sino crear algo que sí lo haga", nuestra entrañable Rosario lo logró con nítida perfección.

Mucho se ha dicho de la escritora de la que hoy, 7 de agosto, recordamos otro aniversario luctuoso.

Se le ha descrito como una mujer inteligente, que amaba las letras, la lectura, la política, la pintura, pero sobre todo como un personaje que se preocupaba por transmitir su sabiduría y agilidad mental y mantenerse al día respecto a los clásicos de la antigüedad, como Eurípides o Sófocles.

Se le ha catalogado como una de las poetas más importantes del siglo XX y pionera del feminismo en México.

En 2013, Rodica Radian Gordon escribió en estas páginas: Rosario Castellanos: recordando su nacimiento Le tocó vivir y ser testigo de uno de los dramas más grandes en la historia israelí, el de la Guerra de Kippur en 1973.

 

Oaxaca, Puebla y Ciudad de México, sedes del Festival Videodanza 2018

Ciudad de México.- La directora del Festival de Videodanza 2018, “Agite y sirva”, Ximena Monroy aseguró que la décima edición de este encuentro cultural reunirá ritmos, imágenes, colores, dilataciones, suspensiones de solos, duetos y tríos, que atraparán la atención del público en sus tres sedes Oaxaca, Ciudad de México y Puebla.

En entrevista luego de la conferencia y la muestra de curaduría, Monroy señaló: “El camino de este festival ha sido interesante, con sus momentos fáciles y los complicados, creo que la gestión independiente, privada o gubernamental, juegan un papel importante y esta edición 10 será importante para medir su madurez”.

Informó que en la Ciudad de México, albergarán este festival El Centro Cultural de España en México, La Cineteca Nacional y el Centro Cultural Border: “En estos puntos habrá diversas actividades, como dos piezas de performance, una exposición y tres muestras de 10 videodanzas de la historia en México”.

La directora del encuentro de videodanza, abundó que habrá también la presentación de dos libros y los resultados de una residencia que se realizó recientemente en Oaxaca y que se presentará en el Centro Cultural Border.

“Las cuatro líneas que rigen este festival desde su creación es la difusión, producción, creación de obras e investigación que aporte a la teoría de la videodanza”.

Ximena Monroy indicó que en la videodanza se ven todos los tipos de danza en especial la contemporánea: “Pero en realidad hay trabajos con flamenco, bailes de salón, danza conceptual (como el caminar), y en videodanza se magnifican las aristas artísticas; de hecho tendremos danzas folclóricas”.

Cabe destacar que en la convocatoria 2018, el festival recibió 183 trabajos de 33 países, donde la pantalla se convierte en un espacio coreográfico en la creación cinematográfica con diseños, configuraciones y composiciones corporales y visuales del movimiento y el gesto, como relatos y diálogos espacio temporales, que el público apreciará del 9 de agosto al 23 se septiembre próximo.

Guelaguetza: Tronar cohetes y recoger las varas

A lo mejor porque cada calle, cada esquina, cada resquicio, jardín o parque tienen sentido emotivo y hasta de nostalgia, morriña o saudade, para muchos de los que nacimos en Oaxaca y tuvimos que irnos antes o después. Esto ocurre siempre que regresa uno para estar y para vivir, para sentir y percibir que el tiempo perdido se recupera poco a poco, de otro modo, pero lo mismo.

Y uno extraña el viejo sabor, pero también encuentra nuevos sabores, gustos, tonos, modos, colores, aires y vientos que no nos olvidan y nos murmuran al oído “¡qué bueno que regresaste, porque te estábamos esperando!”.  

Esto viene a cuento porque a la vista de la Guelaguetza 2018 en la capital de Oaxaca, las cosas fueron esta vez como el agua de coco, que no es de coco, o la quesadilla que no tiene queso, o la lámpara sin luz, que dice la canción.

Según sus organizadores, la Guelaguetza 2018 fue todo un éxito. Esto, por supuesto, medido en términos de cargos y abonos, pérdidas o ganancias y utilidades contantes y sonantes.

El lunes 30 de julio, como por arte de magia y aun sin concluir los festejos, el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, ya tenía el balance de resultados de la Guelaguetza 2018 y su octava, por tanto al medio día de ese lunes afirmó que se generaron más de 700 millones de pesos de derrama económica, en tanto que los festejos tuvieron un costo de 40 millones de pesos, por lo que “resultó autosustentable e inclusive, permitió obtener recursos para obras sociales”. Dijo.

Lo normal sería que se informara al detalle en qué se invirtieron esos “costos” –que no es lo mismo que “gastos”-- y, en caso de haber utilidades, en qué se invertirán, aunque de antemano dijo que se canalizará al Sistema Integral de la Familia estatal.

Cosa similar se dijo el año pasado en la versión Guelaguetza 2017 cuando, también con cifras oficiales, la  capital de Oaxaca registró una derrama económica de 533 millones de pesos. Y aun hoy no se sabe cuál fue el destino de las utilidades para los oaxaqueños.

Es bueno que haya derrama económica, porque beneficia a mucha gente de trabajo, empresa y servicios: y a su familia, claro. Pero las utilidades directas por venta de boletos, transmisiones especiales, boletaje especial, permisos para venta y uso de espacios y más, son ingresos que también habrán de auditarse y conocer sus resultados, así el año siguiente no tendremos que tronarnos los dedos para saber ‘en dónde quedó la bolita’.  

Para muchos otros esta Guelaguetza fue un reverendo fracaso porque fue una fiesta excluyente, mercantilizada, ambiciosa, frívola  y ajena al espíritu original del encuentro entre oaxaqueños; que priorizó la mercantilización al sentido esencial y de origen de la Guelaguetza y que, al final de cuentas, fue una fiesta para turistas, para el comercio y recaudatoria.

 “Guelaguetza 2018: Oaxaca en el corazón” fue el slogan de gobierno. Y sí. Oaxaca en el corazón. Pero importa saber en el de quién, porque fue caro que los oaxaqueños fueron excluidos de su celebración y porque la fiesta se convirtió en un aquelarre festivo de quienes la entienden como un festival dancístico y un desmadre pachanguero.

Si, hace falta una seria reflexión sobre el sentido de esta ceremonia y hace falta que el gobierno de Oaxaca, sea sensible a la intensidad de la cita anual, que acompañe el encuentro de oaxaqueños para oaxaqueños y sí, con invitados que son eso, invitados, que acuden a la mesa para ser compartidos de lo nuestro, y no a la inversa. Esta vez los invitados mandaron a los oaxaqueños “al final, y a la cocina” de su propia fiesta.

Ya esperamos un informe de resultados económicos de todo esto, pero también esperamos que en los años siguientes se entienda a esta celebración cuya intención es la de fortalecer el sentido de solidaridad y cordialidad que predomina entre los oaxaqueños, en sus comunidades, en sus pueblos, en sus formas de vida y que ese sea el espíritu permanente de algo tan oaxaqueño…

Pero, bueno. Ahí está Oaxaca, a pesar de todo: hermosa, digna, orgullosa, altiva, colorida y vestida siempre de domingo; dispuesta a recibir a quienes acudan a admirarla y respetarla y para decirle a todos los oaxaqueños que esta ciudad y todo el estado es de ellos, de nosotros, de los que, por nuestras venas fluye el mole negro, el téjate y los moles de distintos colores y sabores: hoy y siempre, entre amigos que, en Oaxaca, saben dar el abrazo completo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Conmemoran 50 aniversario luctuoso de El Chango García

Ciudad de México.- A “El Chango” le sigue haciendo falta una gran retrospectiva. “Tanto Juan José Arreola como Carlos Monsiváis querían que fuera en Bellas Artes. Que se haga en Bellas Artes, decían, sería meresidísimo para el mejor dibujante de México: dicho por ellos y por Diego Rivera y José Clemente Orozco”, cuenta Ernesto G. Cabral Sans, hijo del artista, caricaturista, publicista, periodista y amigo de toda la intelectualidad mexicana de la primera mitad del siglo XX. “Un changonsísimo”, dice.

La vida de Ernesto “El Chango” García Cabral, resulta inabarcable: además de retratar con maestría toda una época, fue también ganador de lucha grecorromano, idólatra del cuerpo femenino, pionero del cine y la televisión, dueño de un afilado estilete verbal, humorista, gran conversador e incluso bailador de tangos. A punto de cumplirse medio siglo de su partida, el 8 de agosto próximo, a García Cabral se le sigue negando una exposición que abarque todo su legado artístico.

Aún sin la llegada de una gran exposición –aunque han existido al menos dos intentos: uno del Festival Cervantino y otro del Museo del Estanquillo–, este año “el Chango” es motivo de homenajes. Primero, como tema central de un coloquio que organiza el Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM, el 8 y 9 de agosto, y más tarde, “posiblemente en noviembre”,  con una exposición en el Museo Nacional de Culturas Populares y con un reconocimiento en el Congreso Internacional de Diseño, en Xalapa, Veracruz, donde se recordará su faceta como diseñador de carteles.

 

Estrena Francisco Toledo exhibición en la CDMX

Ciudad de México.- La necesidad de expresión del artista mexicano Francisco Toledo (Juchitán, Oaxaca, 1940) ha sido el motor que, desde joven, ha impulsado su creatividad. Y por la que a sus 78 años se mantiene activo, productivo e incansable.

Toledo exhibe este agosto 21 grabados creados entre 2016 y 2018 en la Galería Juan Martín de la Ciudad de México. Nueve de ellos reflejan su particular visión de los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, que sacudieron violentamente el centro y sur del país.

“Es muy prolífico, así como nosotros no podemos dejar de respirar, Toledo no puede dejar de trabajar y nunca está en paz, nunca”, dijo Malú Block, quien junto con Graciela Toledo, hermana del artista, dirige la galería que se ubica en la exclusiva zona de Polanco, al poniente de la Ciudad de México.

Block recordó que Toledo es uno los primeros artistas, junto con Manuel Felguérez, Fernando García Ponce, Alberto Gironella, Vicente Rojo y Roger von Gunten, que exhibieron sus obras en el lugar, fundado en 1967.

Toledo “se ha aventurado en todas las técnicas, las más diversas, ha trabajado cerámica, vidrio, grabado, óleos, murales, acuarelas ¿qué no ha hecho? ha hecho de todo y hay cosas que sólo Toledo puede hacer”, añadió Block.

Al mismo tiempo, Graciela contó que el artista, en algún momento de su carrera, retomó viejas técnicas.

Por ejemplo, a finales de la década de los años 80 del siglo pasado “trabajó mucho la encáustica (técnica de pintura con cera que se aplica en caliente) que ya no se usaba, y en el grabado ha empleado técnicas variadas porque es un extraordinario grabador”

“(Francisco) es un hombre productivo, impresionante, no para, trabaja mucho y está (trabajando al mismo tiempo) en muchas cosas”, apuntó.

Ese espíritu incansable de Toledo, además de sus virtuosas manos, se reflejan en las 21 obras que están a la venta en la galería y en las que utilizó técnicas como el aguafuerte, agua tinta y punta seca, con ediciones muy cortas, entre 10 y 15 reproducciones, alguna con 20, de sus lúdicos y poderosos grabados.

De la serie, nueve de ellos abordan el tema del terremoto y casi todos están creados a partir de su experiencia en una hamaca, una red que sirve como cama colgante y utilizada prácticamente en toda América Latina.

Con títulos como “Cocodrilo mueve la hamaca”, “Si el foco se mueve corre”, “Despierta que tiembla, “Una hamaca muy movida”, “Visitante nocturno”, “La hamaca tiembla y tú también” y “Empieza el temblor”, Toledo dio cuenta, mediante sus grabados y a su manera, de los trágicos sismos de septiembre pasado, que sumaron 471 muertos.

“Cuando sucedió el terremoto (en Oaxaca y especialmente en Juchitán), era obvio que Toledo se iba a involucrar. Y al ver la magnitud de los daños hizo lo que nadie, trabajó en grabados, reunió fondos, puso comedores, donó hamacas y ayudó en la reconstrucción”, contó Block.

Destacan también dos autorretratos titulados “Autorretrato con herramienta” y “Autorretrato”.

Block recordó que desde finales de los años 60 y principios de los 70 del siglo pasado, Toledo manifestó una “fuerte preocupación” por la cultura en el sureño estado de Oaxaca, con una fuerte presencia indígena.

Por ello, fundó varias instituciones en su estado como el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural del Estado de Oaxaca (Pro-Oax) y el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO).

El trabajo de Toledo junto con el de su colega Vicente Rojo se pueden apreciar durante el mes de agosto en la galería.

Suscribirse a este canal RSS
Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses