-
Cultura

Cultura (8)

Librofest, vale la pena vivirlo

Oaxaca de Juárez, Oax.-El Librofest Metropolitano vale la pena vivirlo como rector. Es una conjunción de esfuerzos que de esta forma resarce a la sociedad, a la comunidad lo que nos da y es la mejor manera de educar a los jóvenes de la comunidad y del área metropolitana en para el futuro y también en valores, expresó el Dr. Romualdo López Zárate al realizar la clausura de la cuarta edición de la Feria del Libro y Festival Cultural de la Universidad Autónoma Metropolitana que se realizó entre el 22 de mayo y hoy.

Abrir espacios a la cultura en sus diversas expresiones, géneros, disciplinas y edades, es una de las formas de hacer conscientes a las nuevas generaciones de su responsabilidad y corresponsabilidad, aún por sobre lo que se les da en las aulas, porque participaron desde el Arq. Hernández Navarro y el Dr. Pedro Luis Grassa, de amplia trayectoria académica y profesional, los embajadores de Japón y Bolivia, defensoras y defensores de género y los derechos humanos, pasando por luchadores, académicos y los niños y jóvenes de las orquestas sinfónicas, de coros y ensambles de los municipios colindantes como Naulcalpan y Tlalnepantla.

Acompañado de María de Lourdes Delgado Núñez, directora de Ciencias Básicas e Ingeniería; Óscar Lozano, director del área de Ciencias Sociales y Humanidades; Jorge Ortiz Leroux, jefe del área de Evaluación del Diseño en el Tiempo y División de Artes para el diseño; Saúl Jerónimo Romero, Jefe de Publicaciones de Ciencias Sociales y representante del Librofest, así como de los integrantes del Comité Organizador, el rector López Zárate recordó los inicios del proyecto.

 

Francisco Toledo revela cómo surgió su vocación

Ciudad de México.-Apenas un adolescente, Francisco Toledo (Juchitán, 1940) no hacía más que dibujar. Yo siempre estaba haciendo grabados. No estudiaba, no presentaba exámenes. Ya que no avanzaba en la escuela secundaria, mi familia decidió enviarme a la Ciudad de México para que estudiara más.

Así relata en una charla el pintor, mecenas y activista social de 76 años al rememorar los primeros pasos de su andar en el arte de la gráfica.

Salí a los 13 años del sur de Veracruz y vine a Oaxaca a estudiar la secundaria, narra y comparte anécdotas personales de los primeros años menos conocidos, entre recuerdos, sus inicios como artista y coleccionista.

Fue en la biblioteca de la escuela donde consultó libros sobre muralismo, con pinturas de José Clemente Orozco, grabados de William Blake y de Pablo Picasso, que sembraron la inquietud de quien hoy es uno de los artistas y promotores culturales más relevantes en México.

Su primer maestro, Arturo García Bustos, dijo a Toledo: Usted dedíquese a la foto y deje el grabado. Por fortuna, no lo hizo. Al no poder entrar al Taller de Gráfica Popular ni a La Esmeralda, fue en la Escuela de Diseño y Artesanía de La Ciudadela, donde comenzó su aprendizaje en litografía, al lado de un ex obrero de la fábrica de cigarros del Buen Tono. Yo hacía las cosas buscando una cierta modernidad que no les gustaba. Pero como yo era el único alumno, me tenían que aguantar.

Europa se atravesó en su camino. Toledo se lanzó hasta el viejo continente tan sólo con cartas de recomendación para Rufino Tamayo y Octavio Paz, que recibió del galerista Antonio Souza, sumadas a la inquietud de ver museos. Salí de México en el 60 y fui a dar a Roma, con un poco de dinero después de su primera exposición montada en Texas.

Luego, decidió ir a la Bienal de Venecia. La señora que me atendió me dijo: no vaya. Los venecianos matan a la gente y la tiran al canal. Nomás por un rato, fue la respuesta y le encargó sus cosas. Regresé cuatro años después. Debe haber creído que realmente me mataron esos venecianos, cuenta con su habitual parsimonia.

En París le ofrecieron un cuarto con la finalidad de que dejara el albergue para la juventud. E≠ån la capital francesa finalmente se en-contró con Paz y Tamayo. El autor de El laberinto de la soledad preguntó al joven Toledo: ¿Quiés es más importante: Tamayo o Dubuffet? La respuesta no fue la correcta, al parecer, Dubuffet. Pues se equivoca, Tamayo es el pintor, respondió el poeta con enfado.

Sin embargo, Paz lo ayudó a tener un lugar para pintar, debajo de unas escaleras en la Casa de México en la ciudad universitaria, pero las señoras del aseo se quejaron y pidieron que me sacaran porque siempre estaba todo azul o rojo y que no era posible.

Acervo integrado durante cuatro décadas

De Tamayo, afirma, fue muy generoso. Llegó a vender los cuadros de Toledo a coleccionistas y lo llevó a galerías, aunque siempre salía muy enojado. ¿Ha visto qué cosas tan feas exponen? Y lo de usted no lo quieren, decía Tamayo. A punto de que el gran pintor mexicano, el de sandías rebosantes, regresara a México trató de protegerlo; le ayudó a obtener una beca de la española Raffita Ussía y lo presentó a un hombre noruego, quien organizó en Oslo una exposición con obras de Toledo y Rodolfo Nieto.

En la capital noruega tuvo un encuentro insólito con las piedras de litografía y las placas de madera de Edvard Munch. Nadie las ve porque están en la bodega, recuerda que le dijo el director del museo, donde expuso en 1962, en el Kunterness Hus.

Celebran 25 años de la Casa del poeta Ramón López

Ciudad de México.- La poesía como una forma esencial del conocimiento, fue la premisa con la que se realizó el jueves el Encuentro Internacional de Poesía para celebrar los 25 años de la Casa del Poeta Ramón López Velarde.

Para el aniversario se reunió una pleyade de poetas de distintas generaciones y voces poéticas.

Durante el acto inaugural, su directora María del Carmen Ferez Kuri, agradeció a cada uno de los asesores que durante esos cinco lustros enriquecieron los diversos programas culturales de la institución.

Mediante un video realizado para la ocasión, sobre la que fue la última morada del poeta zacatecano, lugar hoy de encuentro de poetas y escritores, se anunció que se está creando un fondo editorial con los libros que se han presentado en la casa, desde 1993 hasta la fecha.

Se recordó que el inmueble data de la época del Porfiriato y que luego de convertirse en un edificio de departamentos que albergó a familias de bajos recursos, en 1989, el entonces Departamento del Distrito Federal, lo adquirió y emprendió su rescate para rendir homenaje al poeta nacido en la ciudad de Jerez.

Elim Chan, directora huésped

Ciudad de México.- La manera en cómo los artistas se expresan y reaccionan ante lo que ocurre en el mundo es de un modo valiente, no violento: atrayendo a las personas para hacer algo juntos. La música, por ejemplo, cambia la forma en la que piensas, te das cuenta de que tú no eres todo, que hay otros individuos además de ti. Al estar al frente de una orquesta te enfocas en trabajar juntos y ese acto es similar a cómo debería ser la sociedad. Hacer música con una orquesta es eso: el reflejo de una sociedad trabajando unida.

Habla Elim Chan, directora huésped de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (Ofunam), que este fin de semana ofrece su programa número cuatro con una selección de compositores estadunidenses: Obertura de Candide, de Leonard Bernstein; Concierto para piano, de George Gershwin, y Clase de armonía, de John Adams.

Chan nació en Hong Kong en 1986 y desde niña se apasionó por la dirección orquestal. Ella lo cuenta así en entrevista con La Jornada, en la Sala Nezahualcóyotl, vacía, con los atriles sobre el escenario, pero ya sin músicos. Ni un solo instrumento.

MUCHOS JÓVENES SON ACTIVISTAS

Elim Chan recuerda así su encuentro inicial con la dirección de orquesta: “De niña acudí a mi primer concierto de orquesta y fuimos a ver a la Filarmónica en Hong Kong. Cuando esta persona, el director, comenzó a mover las manos no pude quitarle los ojos de encima, pensaba: ‘¡wow esa persona hace magia!’ Siempre me preguntaba qué hacía esta persona. Después aprendí piano, a cantar en un coro, a tocar el chelo, pero nunca me sentí tan cómoda como cuando pude dirigir por primera vez”.

Exposiciones en Centro Cultural Santo Domingo

Oaxaca de Juárez, Oax.- El Centro Cultural Santo Domingo de Guzmán, invita a la inauguración de dos exposiciones temporales Magia de la sonrisa en el Golfo de México y James Reeve. Retratos y Quimeras, que se realizará el domingo 28 de mayo a las 12:00 horas en las salas de Refectorio y de Profundis.

En la exposición titulada Magia de la sonrisa, habrá más de cien objetos de arcilla de las colecciones del Museo de Antropología de Xalapa-Universidad Veracruzana, Museo Nacional de Antropología y Museo Fortaleza San Juan de Ulúa.

Son representaciones elaboradas en barro, localizadas en la parte central del Estado de Veracruz y cuya cronología va desde el preclásico terminal hasta el epiclásico (ca. 100 a C a 900 d C).

Esta colección se presenta en Oaxaca después de haber sido exhibida por primera vez en Brasil, durante la realización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

La exposición Retratos y Quimeras, está conformada por 37 pinturas del artista inglés realizadas durante su estadía en México y en su país natal.

La ciencia pictórica de Reeve es asombrosa. Con sus detalles profanos o místicos, sus luces deslumbrantes y sus oscuros misterios.

El Centro Cultural Santo Domingo de Guzmán recibió la colección en préstamo a través del Fomento Cultural del Norte Potosino A. C.

Como se verá en esta exposición, James Reeve es un artista con una sensibilidad muy desarrollada en varios sentidos, como el de la observación de sus modelos y el de la minuciosidad de la técnica. Debido al primer aspecto es que podemos decir que logra captar la identidad o la atmósfera emocional del paisaje o de los personajes que retrata; y a su minuciosidad técnica debemos ese gusto que expresa la finura de los detalles y el misterio de su pintura.

La obra de James Reeve goza de un reconocimiento y una trayectoria notables, que la posibilitan a convertirse en un punto de interés común entre pueblos distantes, sea en Inglaterra, en San Luis Potosí o en Oaxaca, por mencionar solo a los que hoy ha unido en esta exposición.

La inauguración de la exposición contará con la presencia de José Cerrillo Chowell, presidente del Patronato de Fomento Cultural del Norte Potosino, A.C. y el artista inglés James Reevee, que viajará desde Inglaterra para asistir a la inauguración de su exposición.

Museo Infantil realizará “Fin de Semana Inclusivo”

Oaxaca de Juárez, Oax.- El Museo Infantil de Oaxaca (MIO) realizará el primer Fin de Semana Inclusivo este sábado 27 y domingo 28 de mayo, en el que se presentarán distintas actividades artísticas, culturales y educativas, en coordinación con el Centro de Apoyo Para la Integración del Niño Down A.C. CAPINDO. Las actividades estarán enfocadas a la población con Trisomía 21.

El primer día habrá experiencias en las 5 parcelas que el MIO ofrece a sus visitantes: Arte Popular, Restauración, Gastronomía, Collage y Arte, con la incorporación de dos actividades artísticas y musicales por parte de CAPINDO.

A las 12:00 horas, se llevará a cabo la conferencia Síndrome de Down y la importancia de la inclusión, impartida por Rosa María González Ruíz, directora de CAPINDO. Para cerrar las actividades del sábado, a las 16:00 horas, en el auditorio del museo, habrá una celebración con música y bocadillos para todos los participantes.

El segundo día de actividades iniciará a las 12:00 horas con la proyección de La Historia de Jan (2016), un documental que se enfoca en los primeros 5 años de vida de Jan, un niño con Síndrome de Down.

A las 16:00 horas el grupo artístico Los Ángeles de la Luz, conformado por niños y adultos con Trisomía 21, ofrecerán una presentación de bailes tradicionales a todos los asistentes.

 

CaSa trae curso para enriquecer el dibujo

Oaxaca de Juárez, Oax.-El Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), Etla trae un curso para enriquecer la práctica en un medio como el dibujo, el cual tiene como finalidad revisar y conocer las diferentes estrategias y metodologías que se utilizan en el arte contemporáneo.

El curso será impartido por Gabriel Garcilazo, artista visual originario de Cuernavaca Morelos que ha enfocado su trabajo en procesos de investigación y apropiación de documentos e información extraída de medios masivos y de la cultura visual, para abordar problemáticas o fenómenos sociales cotidianos.

El artista visual actualmente realiza una investigación acerca de la imagen como símbolo y transmisor de conocimiento oculto en la tradición de la alquimia medieval, en contraposición con los procesos químicos de la comida industrializada de nuestro tiempo.

A través de este curso los alumnos tendrán la oportunidad de copiar o emular maneras de trabajar para poder acceder a un conocimiento que lleve a una propuesta propia.  Es por ello que se propone una metodología de emular estilos y maneras de pensamiento de diferentes artistas contemporáneos, para así poder acceder al conocimiento desde la experiencia y la praxis.

El curso tendrá como principales temas: El dibujo expandido, el dibujo en el paisaje, el dibujo conceptual, el dibujo y el collage, el dibujo y la intervención, y el dibujo como registro de proceso.

Requisitos de inscripción: los candidatos deberán ser estudiantes de arte o carreras afines, deberán presentar una carta donde expresen su interés en el taller así como una carta compromiso y su currículum resumido. También es requisito presentar cinco imágenes como muestra de los dibujos que han realizado

Todos estos documentos deberán estar integrados en un único archivo PDF que lleve como asunto el nombre del taller y participante Ejercicios de dibujo creativo contemporáneo _ su nombre (ejemplo: Ejercicios de dibujo creativo contemporáneo _ Antonio Ruiz) y lo envían a los correos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con copia Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los participantes seleccionados deberán comprometerse a tomar el taller completo ya que una inasistencia injustificada será motivo de suspensión y no podrá ingresar a talleres o diplomados futuros.

La Luvina de Rulfo

Luvina, pueblo oaxaqueño inmortalizado en un cuento de Rulfo, alberga un festival literario y celebra la apertura de su primera biblioteca.

A las diez de la mañana, hora de la sierra, los altavoces colocados en el techo de la Agencia Municipal dan el anuncio. La convocatoria recorre el pueblo entero, desde la primera hasta la última casa de adobe o ladrillo que se oculta en los cerros.

A todas horas, en español o en zapoteco, la administración vocea a los luvineros cuando tienen llamadas de fuera, los busca algún familiar o los requiere el cabildo. Cuando una casa ofrece tacos de tasajo o tamales, sus dueños piden que sean pregonados por ahí.

Esta vez, sin embargo, el pueblo está bullicioso y el anuncio es inusitado.

"Queridos amigos, tenemos una actividad importantísima dentro de la vida de San Juan Luvina: la inauguración de la primera biblioteca que se tiene en memoria; la biblioteca ya con el nombre de Juan Rulfo", se arenga.

Al otro lado de las bocinas está Alba Fidel Méndez, síndico del poblado. Desde el día anterior, lleva una sonrisa en el rostro que desafía lo que todos, en silencio, imaginan al entrar al pueblo donde supuestamente anida la tristeza.

"Gracias a ese hombre (Rulfo), ya de antemano, el nombre de Luvina ya lo había desparramado por muchas partes del mundo, ya lo había distribuido ese nombre", explicará después, con orgullo.

Méndez, parte de un grupo de ciudadanos electos por la asamblea popular para ejercer su cargo durante un año, fue uno de los principales impulsores de que Luvina recibiera un festival de literatura en sus calles y que, durante éste, se fundara una biblioteca.

A espaldas de las instituciones públicas de la cultura, en un esfuerzo ciudadano y comunitario, Luvina se volcó en celebrar a un hombre, en el año de su centenario, con el que hasta hace poco había tenido una relación problemática.

"Por cualquier lado que se le mire, Luvina es un lugar muy triste. Usted que va para allá se dará cuenta. Yo diría que es el lugar donde anida la tristeza. Donde no se conoce la sonrisa, como si a toda la gente le hubieran entablado la cara", escribió Rulfo en "Luvina".

Pero Luvina ya es distinta. En el poblado de 554 habitantes enclavado en la Sierra de Juárez hay bosques verdes, fuentes de agua, una zona arqueológica virgen tras una caminata de horas y un paisaje de montañas que se tornan azules cuando está por atardecer.

"Aunque su nombre (Luvina) sea 'raíz de la pobreza', pues pobres-pobres, digo yo, no lo somos", sonríe de nuevo Méndez.

El nombre, en zapoteco, tiene muchas acepciones, pero para hablar de Rulfo, del cuento "Luvina" y de El llano en llamas, conviene, ciertamente, ésta: Luú - "Raíz"; Vií-Naá - "Miseria".

El cuento, publicado en 1953, ha sido visto con cierto recelo por algunos luvineros a lo largo de las décadas.

"El problema fue cuando alguien se levanta en medio de la asamblea y me dice '¿Por qué le vamos a hacer un homenaje a un señor que habló mal de nuestro pueblo?'", relata el poeta oaxaqueño Jesús Rito.

A dos meses del centenario, tras varias semanas gestionando el arribo de poetas al pueblo y consiguiendo el acervo de la biblioteca, Luvina estaba por echarse hacia atrás. En la asamblea popular, Rito y Méndez tuvieron que defender al texto como un producto meramente literario.

"Pensaban que era, tal vez, un texto periodístico que se había hecho muy popular y que hablaba de ellos, pero que hablaba muy mal", explica Rito, organizador del Maratón de Poesía y Narrativa en San Juan Luvina.

Al final, el encuentro fue salvado y de la Agencia Municipal pende una manta con el rostro de Rulfo, anunciando los festejos por su centenario y, como ahora, la inauguración de la biblioteca en su honor.

Lo cierto es que el autor de El llano en llamas, quien viajó por la sierra en tiempos distintos, encontró una Luvina sombría.

En el segundo tomo de La Sierra Juárez, Rosendo Pérez García, otro gran viajero, escribió lo siguiente sobre los habitantes de Luvina en 1956: "(...) sus vecinos los califican con el mote de 'los huesudos', que les viene de maravilla".

El hambre, escribe, era tumultuaria.

El Luvina actual es la tercera encarnación del pueblo. Primero situado, en el siglo 15, en un lugar llamado "Peña Negra", los primeros luvineros tuvieron que huir a causa de la escasez de agua y de la tierra seca.

Del segundo sitio, hoy Luvina Vieja, tuvieron que huir, como cuenta cualquiera en el pueblo, porque un hombre salvaje —de extraordinaria altura y cuerpo peludo—, llamado Cheni-lala, raptaba a los niños para devorarlos.

Para Filemón Pérez Ruiz, luchador social y promotor de cultura comunitaria, de 68 años, la suerte de Luvina comenzó a cambiar cuando, en los 70, su asamblea apoyó el movimiento para revocar la concesión de los bosques de la Sierra Juárez a la Fábrica de Papel Tuxtepec.

Con esa madera, que ahora es suya, los luvineros, hábiles carpinteros, construyeron los pesados estantes de madera que ahora sostienen más de 2 mil libros en la Biblioteca Juan Rulfo.

Para Alba Fidel Méndez, hace falta construir un estante donde sólo quepan los tres libros fundacionales de la biblioteca: El llano en llamas, La Sierra Juárez y Había mucha neblina o humo o no sé qué, de Cristina Rivera Garza.

Tras varias visitas a Luvina, narradas en su libro sobre Rulfo, la escritora se ha vuelto una suerte de celebridad en el pueblo y su libro, como da testimonio Alba Fidel, es notoriamente querido. La presentación de su texto en Luvina, como parte del festival, estará atiborrada tras la inauguración.

La editorial que la publica, Penguin Random House, donó 200 libros a la Biblioteca Juan Rulfo y las gestiones de Rito trajeron muchos más.

Ahora, Álvaro Mutis, James Joyce, Henry Miller y J.M. Coetzee pueden leerse en Luvina.

Dan las once de la mañana, hora de la sierra —una hora antes que en Oaxaca capital— y una calenda se desata de la explanada principal hacia la nueva Biblioteca Juan Rulfo. El pueblo donde anidaba la tristeza se va marchando tras la banda, entre sonrisas sinceras.
Suscribirse a este canal RSS
Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses