Noviembre 12, 2018

Producción minera en Oaxaca crece 62 veces

Según la organización civil Servicios para una Educación Alternativa (Educa), las autoridades mexicanas han entregado permisos para instalar minas en 150 mil hectáreas de territorio oaxaqueño. / AGENCIAS  Según la organización civil Servicios para una Educación Alternativa (Educa), las autoridades mexicanas han entregado permisos para instalar minas en 150 mil hectáreas de territorio oaxaqueño. / AGENCIAS

Oaxaca de Juárez, Oax.- Quinto lugar nacional en producción de plata, octavo en oro y con la reserva de fierro más grande  de América Latina, Oaxaca guarda en sus entrañas una riqueza mineral mayor a la de países centroamericanos y sudamericanos como Costa Rica, Honduras, Uruguay y Paraguay.

En ocho años y únicamente con tres proyectos mineros funcionando en su territorio –San José, Alta Gracia y El Águila— la producción estatal de oro y plata creció 62 veces, al pasar de 4.7 toneladas, en 2010, a 291.4, en 2017, periodo en el que los ingresos generados por ese sector se multiplicaron 20 veces: de 247 millones 585 mil pesos a más de 4 mil 800 millones, según informes de la Secretaría de Economía federal y la Cámara Minera de México (Camimex).

Estos números, según la propia Camimex, convierten a la entidad en un estado altamente atractivo para la industria, incluso con el potencial de colocarse como un referente a nivel nacional, sitios que hoy ocupan Zacatecas, Sonora y Chihuahua.

Aquella organización, que agrupa a representantes de los monopolios internacionales y a los grandes empresarios mexicanos del ramo, como Germán Larrea Mota y Alberto Baillères González, dos de los tres hombres más ricos de país, no habla por hablar, pues el Servicio Geológico Mexicano (SGM) ubica a Oaxaca, junto con Chiapas, Guerrero y Michoacán, dentro de un corredor geológico con altas probabilidades de albergar bastas cantidades de metales básicos y preciosos (oro-plata y cobre).

“En su accidentada orografía, convergen dos grandes cadenas montañosas y al formar una tercera, (Oaxaca) promete guardar en sus entrañas litológicas depósitos de minerales de interés y rendimiento económico”, detalla el SGM en la entrega 2016 del Panorama Minero del Estado de Oaxaca.

“Actualmente, la entidad no ha sido explotada fuera de los distritos mineros y zonas mineralizadas conocidas, existiendo aún áreas con reservas y leyes prometedoras sin cuantificar como cobre, plata, oro, zinc, antimonio y de minerales no metálicos como micas, zeolitas, mármol, travertino y granito”, indica el documento.

Desde 2010, las empresas Fortuna Silver (Canadá) que opera la mina San José, en San José del Progreso, Ocotlán, y Gold Resource Corporation (Estados Unidos) dueña de los proyectos El Águila y Alta Gracia, en San José de Gracia, Totolápam, se han repartido el 99 por ciento de la riqueza generada en Oaxaca por la explotación de oro y plata y que, de acuerdo con reportes oficiales de la Comimex, ascendió a 14 mil 300 millones de pesos entre 2011 y 2015; ello, sin considerar las estimaciones por 8 mil 414 millones de pesos derivadas de las ventas de 2016 y 2017.

Ambas cifras, suman un total de 22 mil 714 millones de pesos, sin contar la extracción de plomo, zinc, cobre y hierro que también les ha sido concesionada y que ha generado –de acuerdo con la documentación—otros mil millones de pesos.

“Especialistas, gobierno y capital privado coinciden en que el potencial minero del estado se puede perfilar como uno de los más importantes del país, pues su riqueza minera ofrece una gran variedad de depósitos metálicos y no metálicos”, sentencia la Camimex.

No es todo: Fortuna Silver y Gold Resource han obtenido, en menos de 10 años, la autorización del gobierno federal para ampliar sus concesiones hasta abarcar un territorio de 90 mil hectáreas, en el caso de la primera, y de 70 mil, en el caso de la empresa estadounidense.

En total, según la organización civil Servicios para una Educación Alternativa (Educa), las autoridades mexicanas han entregado permisos a ambas compañías para instalar minas en 150 mil hectáreas de territorio oaxaqueño, sin importar los recursos que se ubiquen a su paso: bosques, sembradíos de cultivo, ríos e incluso, núcleos poblacionales.

El área de influencia autorizada para Fortuna Silver abarca los distritos de Ejutla de Crespo, Ocotlán de Morelos, Zimatlán y Miahuatlán de Porfirio Díaz, “una extensión en la que cabría 10 veces la ciudad de Oaxaca”, ejemplificó el activista de Educa, Neftalí Reyes Méndez.

En el caso de Gold Resource, la superficie comprende todo el distrito de Tlacolula de Matamoros, apuntó, en entrevista.

Actualmente, resaltó Reyes, ambas empresas aprovechan menos del uno por ciento del territorio que les ha sido conferido y que, aun así, se ha traducido en ocho años de ganancias millonarias.

© 2018 www.encuentroradiotv.com