-

Banco Mundial advierte “encrucijada monetaria”

Sede del Banco Mundial. / AGENCIAS Sede del Banco Mundial. / AGENCIAS

Ciudad de México.-La normalización de la política monetaria de Estados Unidos todavía no es un riesgo pero cuando suceda, sería significativo para México y los países de América Latina por el impacto sobre sus monedas y su nivel de deuda pública, en promedio equivalente al 58.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), regional, advirtió Carlos Végh, economista jefe para América Latina del Banco Mundial.

“La normalización de su política monetaria no es un riesgo de corto plazo, porque la Reserva Federal está respondiendo sumamente gradual, pero en un plazo de un año o año y medio, las tasas van a subir. Sería un choque parecido al 2014, ya que los efectos de un choque negativo a términos de intercambio son parecidos a un choque de alza en las tasas de interés y cuando eso suceda, ciertamente los bancos centrales podrían encontrarse nuevamente en el dilema monetario”, expuso el especialista.

En la presentación del informe “Entre la espada y la pared: La encrucijada de la política monetaria en América Latina”, transmitida por internet desde Washington, habló de la encrucijada monetaria que enfrentan México y el resto de los países en la región que han elegido subir la tasa de interés por lo menos en un comienzo del ciclo por temor a la depreciación de su moneda y la aceleración inflacionaria dificultando el crecimiento económico.

La débil situación fiscal en América Latina ha elevado el endeudamiento de los gobiernos con seis países en la región en donde su nivel de deuda como porcentaje de su PIB supera el 80 por ciento.

“Esto podría afectar las calificaciones crediticias de forma negativa y el costo de endeudamiento en el momento en el que las condiciones financieras internacionales se restrinjan”, señala el informe.

Una vez que la Reserva Federal de Estados Unidos acelere el ritmo de expansión de sus tasas de interés de política monetaria, la frágil situación fiscal de México y América Latina preocupa ya que habrá poco espacio para políticas fiscales contracíclicas necesarias para estimular el crecimiento y apoyar esfuerzos de reconstrucción por los últimos desastres naturales.

Así, Carlos Végh alentó a bajar las tasas como ya lo hicieron Chile, Brasil, Perú y Colombia, para poder estimular la economía y “si fuera necesario hacerlo después de estabilizar el tipo de cambio e inflación está bien y nos parece bien usar la intervención cambiaria en forma ocasional si ayuda a liberar la tasas de interés para defender al tipo de cambio" dijo.

Advirtió que dado que el entorno internacional será relativamente estable en el futuro cercano, la región deberá reforzar sus propias fuentes de crecimiento mediante reformas estructurales y mayor comercio dentro y fuera de la región.

“Un ajuste fiscal es inevitable, pero con cierto gradualismo ya que aún estamos en épocas de crecimiento bajo por lo que no es deseable un ajuste fiscal que haga choques”, dijo.

Desde diciembre de 2015, el Banco de México ha elevado su tasa de referencia en 400 puntos base, para llevarla a un nivel de 7.00 por ciento que no se veía desde 2009. En contraste, la Reserva Federal solo ha aumentado en 100 puntos base su tasa en el mismo periodo. A pesar de que el Banco de México elevó su tasa para mantener un diferencial atractivo respecto a la tasa de la FED, el peso llegó a perder más de 27 por ciento entre diciembre de 2015 y enero de este año, aunque esas pérdidas se han recortado a menos de 10 por ciento.

MÉXICO CRECERÁ 2.2% ESTE Y EL PRÓXIMO AÑO

La economía mexicana habría de crecer 2.2 por ciento en 2017 y mantener ese ritmo en 2018, según los estimados presentados por el Banco Mundial y elaborados junto con analistas de mercado, en un escenario que contempla siga el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), señaló Carlos Végh, economista en jefe para América Latina del organismo internacional.

En la presentación de las perspectivas para América Latina en 2018, Végh reconoció el avance de México en las reformas estructurales, especialmente en la del sector energía y en la consolidación fiscal que se ha podido implementar y el impulso que darán para mantener el crecimiento este y el próximo año, aún en medio de la incertidumbre por la negociación del TLCAN.

“Me parece que el TLCAN es sin lugar a dudas un factor de incertidumbre y podría tener algún efecto sobre el crecimiento de México. Hay demasiada incertidumbre para poder incorporar ese factor en nuestras predicciones, de tal modo que ellas predisponen que no habrá ningún cambio”, dijo en conferencia de prensa.

Respecto al efecto del proceso electoral, el especialista se limitó a señalar que “Después de los resultados electorales el banco estará en la posición de poder trabajar con el nuevo gobierno”.

Respecto al costo de la reconstrucción por los sismos de septiembre en México, el economista dijo que se estiman entre 0.2 y 0.3 por ciento sobre el Producto Interno Bruto (PIB), a partir de cifras preliminares que el gobierno de México ha dado sobre el costo de reconstrucción en unos 2 mil millones de dólares.

“Dado que la economía mexicana es tan grande, estimamos que el impacto no será mayor”, dijo.

El estimado de 2.2 por ciento para el PIB de este año parte del consenso de analistas del mercado, un seguimiento mensual que hace el organismo internacional y no son proyecciones propias. El último pronóstico propio del organismo para México fue en junio en el que señaló un crecimiento estimado de 1.8 y 2.2 por ciento en 2017 y 2018, respectivamente.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses