Banxico ajusta estimaciones de crecimiento económico

Ciudad de México.- El Banco de México (Banxico) modificó sus previsiones de crecimiento para la actividad económica de México durante este año y en 2017, y dio a conocer su primera estimación de crecimiento económico para 2018.

El gobernador del banco central, Agustín Carstens, señaló que durante el tercer trimestre del año la economía mexicana enfrentó una coyuntura complicada, pues el panorama de la economía mundial se tornó más complejo.

Esto, entre otros factores, como consecuencia del proceso electoral llevado a cabo en Estados Unidos y su resultado, lo cual impactó de manera importante a los mercados financieros nacionales, argumentó al presentar el “Informe Trimestral julio-septiembre 2016” del Banxico.

Comentó que pese a que se anticipa una recuperación de la economía global, las perspectivas de crecimiento y de comercio a nivel mundial continúan revisándose a la baja, además el resultado de la elección en Estados Unidos elevó el riesgo de instrumentación de políticas que obstaculicen el comercio exterior y la inversión extranjera en el país.

Apuntó en rueda de prensa que a nivel interno, las previsiones de producción de petróleo crudo se ajustaron a la baja, lo que sugiere que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México en los próximos trimestres podría ser menor a lo previsto en el informe anterior.

Así, dijo Carstens, para 2016 el Banxico estrechó el intervalo de su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana a entre 1.8 y 2.3 por ciento, desde el 1.7 y 2.5 por ciento previo.

Para 2017, modificó su intervalo de pronóstico de crecimiento del PIB a uno de entre 1.5 y 2.5 por ciento, en relación con su proyección previa de entre 2.0 y 3.0 por ciento, y anunció que la primera estimación del banco central para 2018 prevé un alza entre 2.2 y 3.2 por ciento.

El funcionario precisó que los nuevos pronósticos de crecimiento del Banxico no incorporan de lleno lo que podría hacer la nueva administración de Estados Unidos, ni la posible respuesta de las autoridades mexicanas, ya que no se tiene la claridad suficiente para “mapear” un pronóstico.

El funcionario sostuvo que México está en una posición de fortaleza para enfrentar este nuevo entorno en la relación bilateral que tendrá el país con Estados Unidos a partir de 2017, tras el triunfo del republicano Donald Trump a la presidencia de ese país.

Ello, como resultado de los logros alcanzados y previstos de consolidación de las finanzas públicas; la aplicación de medidas de política monetaria preventivas; un sistema financiero bien capitalizado, solvente y sin problemas de liquidez, así como un proceso inédito de reformas estructurales.

No obstante, subrayó, la coyuntura exige estar muy al pendiente de los riesgos que enfrenta la economía mexicana, lo que ya arrastra del pasado, como los nuevos que se han formulado, sobre todo tras el resultado del proceso electoral en Estados Unidos.

Señaló que los riesgos al alza para el escenario de crecimiento son que la implementación de las reformas estructurales tenga un efecto más favorable sobre el crecimiento económico y en un plazo menor al anticipado.

Asimismo, que ante la depreciación del tipo de cambio, las exportaciones petroleras se reactiven de forma notoria y duradera, lo que daría impulso adicional a la producción industrial.

Entre los riesgos a la baja, dijo Carstens, está el que la nueva administración en Estados Unidos implemente políticas que obstruyan el funcionamiento de las cadenas de producción compartidas con México.

De igual forma, la posibilidad de que continúen los episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales que pudieran reducir las fuentes de financiamiento o la inversión extranjera hacia México, así como que persista el deterioro de la confianza de consumidores e inversionistas, lo que podría afectar el consumo y la inversión del sector privado.

Destacó que el empleo ha venido mejor de lo esperado, por lo cual el instituto central elevó su estimación de creación de puestos de trabajo afiliados al IMSS para este año, a entre 640 y 710 mil, desde su proyección previa de entre 590 mil y 690 mil.

Para 2017 se prevé un aumento de entre 600 y 700 mil plazas, menor a las entre 610 mil y 710 mil previstas el trimestre previo, y para 2018 calcula que los puestos de trabajo afiliados al IMSS crezcan entre 650 y 750 mil plazas.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses