Logo
Imprimir esta página

TRANSPARENCIA SIN TRANSPARENCIA

A lo mejor al gobierno de Oaxaca le va a la medida aquella tonada del gran José Alfredo: ‘Nada le han enseñado los años, siempre cae en los mismos errores’. Y como si nada ocurriera, todo ocurre antes de que las cosas cambien.

Esto es. Hechos, for­mas, modos de hacer las cosas, imposicio­nes, discrecionalidad, corrupción, impuni­dad, ineficiencia, inep­titud, arrogancia, falta de víncu­los y todo ese rosario intermi­nable de argumentos fueron las que llevaron a que el 1 de julio la mayoría de los oaxaqueños deci­dieran castigar al Partido Revolu­cionario Institucional (PRI) y dar mayoría legislativa a otro parti­do, así como posiciones relevan­tes en la vida pública de la enti­dad, como es el caso del munici­pio de Oaxaca de Juárez.

Si el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa ya se hubiera entendido con los oaxaqueños, y si éstos se hubieran encontra­do con un gobernador que traba­ja arduo para sacarlos del letar­go, la pobreza, la inestabilidad, la inseguridad y hubiera pues­to las bases para un futuro desa­rrollo productivo y tranquilidad social y seguridad económica, entonces las cosas serían asun­to de lógica política y pública… Sería el gobernador excepcional. Y si, ya se sabe: “Amor, con amor se paga”. Pero no, no y no: hoy todo en Oaxaca está en una pará­lisis económica y de desarrollo, al mismo tiempo que hay inquietud, tales que presagian una catástro­fe estatal.

Legisladores de la LXIII Legis­latura del Congreso estatal, que han visto el temblor y ni así se hincan; que han visto que la mayoría priísta que ahora es, no lo será ya en noviembre próxi­mo cuando tomen posesión los nuevos legisladores locales para comenzar una ruta que, ojalá, cumpla con las expectativas de trabajar por enderezar el barco.

… Esta mayoría legislativa parece mostrarse consecuente con su origen. Tienen poco tiem­po para hacer los amarres que se necesitan para garantizar una fortaleza de gobierno que no se explica en los nombramientos de funcionarios, sí en la inseguridad propia de un gobierno inseguro.

Según el calendario acorda­do para decidir quién habría de ocupar el cargo de Comisiona­do en el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales de Oaxaca, el 27 de agosto era la fecha lími­te para que la Comisión Instruc­tora de la LXIII Legislatura emi­tiera el dictamen con la terna de personajes propuestos a ocupar el cargo y el 28 de agosto debe­ría elegir al nuevo integrante del organismo autónomo. Como fue que fue.

Por 29 votos de 42 –mayo­ría priísta-, se eligió a María Antonieta Velásquez Chagoya (27 años), a quien los legisladores encontraron como la más capaz y dotada para ocupar el cargo por cinco años.

Hubo otros aspirantes a ocu­par la posición, pero de acuerdo con la meticulosa y seria y objeti­va y sin tacha elección que hicie­ron los 29 legisladores, la aboga­da Velásquez Chagoya era la más calificada. Esto, siguiendo su historial académico y profesio­nal: Fue secretaria particular de la ex diputada del PRI, María del Carmen Ricárdez Vela; fue jefa de departamento de Asistencia Jurídica en el Congreso estatal; jefa de Unidad de Gestión Admi­nistrativa en el mismo Congreso y ha cursado la maestría en Edu­cación.

Hasta agosto de este año la abogada Velásquez Chagoya fue titular de la Unidad de Trans­parencia de la LVIII Legislatu­ra, aunque “los comisionados del IAIP resolvieron que la uni­dad a cargo de Velásquez Chago­ya apenas cumplió con el 40.76 por ciento de sus obligaciones de Transparencia en el SIPOT y con el 32.77 por ciento en el portal institucional”, según Juan Car­los Zavala en Estado 20.

Es así que la abogada Velás­quez Chagolla habrá de encabe­zar a una institución que “inicia­ra leyes en las materias de Trans­parencia y Rendición de Cuentas; estará facultada para imponer las sanciones administrativas que la ley establezca y, en su caso, orde­nar procedimientos ante la auto­ridad competente….

…“Garantizar el derecho a la información y protección de datos personales, resolver sobre la negativa de información o defi­ciencia de la información otor­gada, resolver sobre la negativa o defectos de las solicitudes de acceso a la información pública y: Velar porque los principios de certeza, legalidad, independen­cia, imparcialidad y objetividad imperen en todas sus decisiones” (Art. 114 y 114 C de la Constitu­ción Política de Oaxaca). Que sea.

Y, como se dice: “ese arroz ya se coció” y la ahijada de bodas del gobernador Murat Hinojosa será la encargada de velar por el cum­plimiento de la Transparencia y la rendición de cuentas en el estado de Oaxaca. Ella está en lo suyo, participó y ganó. Bueno. ¿El Con­greso local actuó con transpa­rencia y ética social y política en esta elección?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

ENCUENTRO RADIO Y TELEVISIÓN. DERECHOS RESERVADOS.