Murat y Robles abandonan a damnificados

Destacado Los afectados señalan que a un año de la tragedia, están abandonados, solo fueron visitados y engañados con falsas promesas. / AGENCIAS Los afectados señalan que a un año de la tragedia, están abandonados, solo fueron visitados y engañados con falsas promesas. / AGENCIAS

En la ciudad de Oaxaca, a más de 250 kilómetros de la región del Istmo de Tehuantepec, la zona más afectada del país tras la embestida del terremoto de 8.2 grados, el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, y la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga, conmemoraron este viernes en la Alameda de León de esta capital el primer aniversario de aquel fenómeno natural que azotó al país el siete de septiembre de 2017.

De manera prácticamente paralela al evento protocolario efectuado en la ciudad de Oaxaca, en el Istmo se desarrollaron actos de protesta a través de los cuales activistas y habitantes denunciaron que la reconstrucción, 12 meses después del movimiento telúrico, registra un avance de menos de 60 por ciento, a pesar de que las autoridades han afirmado que, a estas alturas, han invertido 7 mil millones de pesos en labores de rehabilitación.

En el municipio de Asunción Ixtaltepec, damnificados de 14 de los 41 municipios que resultaron dañados, realizaron una marcha para pronunciarse en contra del apoyo recibido, al que catalogaron como "raquítico", así como de la lentitud con que se lleva a cabo la reparación y reedificación de viviendas y edificios.

En Juchitán de Zaragoza, la municipalidad más afectada de México, donde 45 personas murieron y 14 mil casas sufrieron daños, 7 mil clasificadas con pérdida total, la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realizó una protesta para demandar la reparación  de 688 escuelas que permanecen con diversos tipos de afectaciones, en detrimento de 100 mil estudiantes.

Además de ello, el Cabildo izó la bandera mexicana a media asta, colocó una ofrenda floral en la explanada municipal para recordar a los ciudadanos que perdieron la vida y, posteriormente, 10 minutos antes de las 12:00 horas, se llevó a cabo un simulacro.

Asimismo, en Santo Domingo Tehuantepec, la bandera fue izada a media asta y, desde hace dos días, fue colocado un reloj que marca la hora exacta en que se registró el terremoto: las 23 horas con 49 minutos y 18 segundos del jueves siete de septiembre de 2017.

Hay que recordar, que esta tragedia dejó un saldo de 96 muertos en Oaxaca y 63 mil 300 casas afectadas; esto de acuerdo con el primer censo levantado por Sedatu. Actualmente, al menos 10 ciudadanos exigen ser tomados en cuenta por las autoridades, luego de haber sido relegados del primero conteo de afectados.

Mientras todo ello sucedía, el arquitecto juchiteco Elvis Jiménez López sostuvo que, debido a la mala calidad con que se están llevando a cabo los trabajos de reconstrucción de las casas siniestradas por el sismo, éstas tendrán, a lo mucho, una vida útil de 10 años debido a que carecen de una cimentación adecuada, como lo establece la norma.

Tales carencias, indicó el especialista, derivan de que los 120 mil pesos que recibieron los damnificados del gobierno para poder llevar a cabo la reedificación de sus viviendas, fueron insuficientes para adquirir una mayor cantidad de materiales o, en su defecto, pagar los costos demandados por las constructoras para edificar hogares más seguros.

Por último, según cifras de organizaciones civiles, en Oaxaca existen entre 5 mil y 10 mil ciudadanos que, a pesar de haber resultado afectados, no fueron tomados en cuenta en los censos levantados por el gobierno federal y, por ende, no han recibido ningún tipo de apoyo.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses