Noviembre 20, 2018

No quieren soltar la ubre

(Merodean a López Obrador para que los llame

 (DE REFILON: los que se trastornan saltan de un lugar a otro, porque enferman por el poder. La medicina es la humildad)

Un médico y político inglés Lord David Owen, escribió un libro sobre las enfermedades del poder en las personas

Y en verdad el caso es que en muchos políticos, funcionarios o gobernantes tienen cambios psicológicos que los conducen “a la grandiosidad” al narcisismo y a la irresponsabilidad cuando prometen y mienten más de lo debido

Padecen lo que el médico diagnóstico como síndrome de hubris, que hace que los que ocupan diversos cargos se sientan imprescindibles y busquen por todas las formas e incluso perdiendo respeto y dignidad seguir en el poder. De ahí que carezcan de conciencia política e ideales y por ello los señalamientos de unos contra  otros caigan en el círculo de la corrupción y la ambición

No pueden soltar el poder por que es la veta hacía el enriquecimiento ilícitos. Van como un barco al vendaval y con los grupos que sean, siempre y cuando les den la oportunidad de seguir en cualquier posición pero en el poder.

Bien lo dijo aquel diplomático Garizurieta: “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”. Por ello vemos ahora como aquellos personajes que defendían su posición halagando al poderoso en el gobierno, ahora como dice el  vulgo “pateen el pesebre”.

Y así, enfermos por el poder, unos van y otros vienen en el juego de la partidocracia. Y es que las elecciones que se vienen con asomo de violencia sino se da un cambio político se mueven y se organizan los intereses con personajes detestables, bajó la manipulación y el maniqueísmo político

La palabra hubris, proviene del griego “hybris” que en su significado describe a una persona de excesiva soberbia y arrogancia, autoconfianza, que desprecia a la sociedad cuando están en el poder. Cosa que se manifiesta en los ojos y en el rostro deformado por la ambición de abrirse paso hacía posiciones que les den mayor poder e insaciables riquezas

Según usted pregunta. Com, ¿por qué los políticos están perdiendo la realidad con la calle y haciendo oídos sordos?.

Padecer el síndrome de Hubris es ser afectos al halago y odiar las criticas o señalamientos de sus errores. Los más hábiles se alejan del poder y se dedican a gozar de sus riquezas, otros insaciables por ello buscan el poder sin importarles traicionar a quienes les dieron la oportunidad  de tener el poder

Esos son los saltimbanquis. Los chapulines que saltan sobre un comal

El teatro y drama que se presentan en estos días, será de un final de mayor crueldad cuando sientan el desprecio de los electores. Siempre y cuando salga a emitir su voto y no esperen sentados a  la puerta de su casa que otros lo hagan por ellos

La lucha digna y honesta de los políticos que buscan el poder bajo principios sociales y son constantes y permanentes en su lucha, son los que triunfan. Esta visto y dicho

Hoy a través de análisis y comentarios podemos conocer la prioridad de los candidatos a la presidencia de la república y al congreso federal. La gente sabe y conoce hacía donde van aquellos que mienten y a los que abandonan el barco que los llevó un trecho del poder para brincar a una tablita de salvación

Las próximas elecciones serán las más vistas por el extranjero y por el país. Pero aún así el PRI por caso que lucha por no dejar el poder, es señalado de traer a grupos especialistas en la materia del voto

Hay personajes de todo el mundo y el más distinguido son los israelitas.

El vocablo de descalificación a los candidatos son los utilizados en Europa y en los EE.UU., pese a los señalamientos no se detienen,  pero ello  ponderan más al adversario

El síndrome hubris pues, ya lo vemos en muchos personajes que saltan de un lado a otro

Y el caso dramático es que muchos aletean alrededor del presidente electo, porque piensan que será más de lo mismo. Más de lo mesmo dijjera mi paisano. Y se han de quedar en la calle para trabajar y sudar la gota gorda, otros se irán del país y a los que les fue bien se quedarán a echar panza en su casita.  Así están las cosas. ¡Basta!

 

© 2018 www.encuentroradiotv.com