Terminan la normal con 43 ausencias

 Hace cuatro años, los jóvenes de la Normal de Ayotzinapa iniciaron sus estudios de maestro de educación primaria y educación bilingüe, pero sólo 73 se graduaron ayer. / Agencia Reforma Hace cuatro años, los jóvenes de la Normal de Ayotzinapa iniciaron sus estudios de maestro de educación primaria y educación bilingüe, pero sólo 73 se graduaron ayer. / Agencia Reforma

Tixtla, Guerrero.-Una canción de Miguel Ángel Carrillo en la que habla de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa hizo vibrar a los asistentes a la ceremonia de graduación de la generación de maestros 2014-2018, a la que pertenecían las víctimas de Iguala.

"Yo era cuarto en la lista, ahora soy 43", remató la canción y enseguida se escucharon los aplausos, mientras varios de los egresados rompieron en llanto.

Hace cuatro años, los jóvenes iniciaron sus estudios de maestro de educación primaria y educación bilingüe, pero sólo 73 se graduaron ayer.

La noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre del 2014 fueron desaparecidos en Iguala 43 de sus compañeros.

Esa noche Julio César Ramírez Nava, Fidel Benítez Rodríguez y Julio César Mondragón Fontes, los dos primeros de segundo año y el tercero de primer grado, fueron asesinados a manos de sicarios de Guerreros Unidos y policías municipales.

Ernesto Guerrero, alías "El Marlboro", uno de los egresados y que forma parte del grupo de 30 sobrevivientes de Iguala, respiró profundo y soltó: "fue algo muy feo, la estoy viviendo para contarla".

Al final de la ceremonia el estudiante pide que se siga guardando en el anonimato su nombre.

"El Marlboro" fue el primero que relató lo que ocurrió en Iguala y se puso de nombre "Ernesto" por el guerrillero Ernesto "Che" Guevara y por apellido tomó "Guerrero" por el héroe de Independencia de México, Vicente Guerrero.

El ahora maestro, que al igual que sus compañeros egresados lució un traje azul y zapatos blancos, fue arropado por dos niñas y una joven; esta última le dice: "¿ya viste a papá?

Él sonríe y no le contesta porque sigue invitando a los reporteros para que vayan a su casa a comer y a tomarse unos mezcales.

"Esto hay que festejarlo aunque sea un momento, pero después vamos a seguir con la lucha, esto no se acaba", refirió.

De los 43 padres de los desaparecidos sólo acudió el indígena mixteco Celso García Aristo, padre de Abel García Hernández.

Don Celso estuvo en el presídium y felicitó a los egresados cuando pasaban por su diploma. En algunos momentos se le vio llorar.

Los demás padres decidieron ausentarse por las sensaciones emocionales que podría causarles el acto, sin embargo, nueve familiares de Julio César Mondragón sí estuvieron.

Cuitláhuac Mondragón, tío de Julio César, dijo ante los egresados que a él le hubiera gustado que en este día estuviera con su sobrino festejando.

El profesor rompió el protocolo y gritó: "porque vivos se los llevaron, vivos los queremos", el cual fue secundado por los graduados, familiares e invitados.

"Lamentablemente esta enorme alegría que tenemos hoy (viernes) es opacada por la  ausencia de nuestros compañeros, pero ellos están presentes aquí en nuestros corazones y así será hasta cuando estén con nosotros y al lado de sus familias", afirmó uno de los egresados en la ceremonia.

Tras los hechos de 2014 el estudiante Aldo Gutiérrez, que recibió varios balazos y fue rechazado de dos clínicas privadas, se encuentra en estado de coma internado en un hospital de la Ciudad de México.

"Por él, por nuestro compañero Aldo, estamos recordándolo para que pronto regrese con nosotros", afirmó.

La ceremonia concluyó a las 13:10 y en la escuela se escuchó la melodía de "Las Golondrinas", mientras los familiares y padrinos de los egresados corren hacia ellos para abrazarlos y entregarles flores.

Don Celso García Aristo bajó del templete de madera, se abrió paso entre el tumulto y se dirigió hacia la salida de la Normal sin poder ocultar un semblante de tristeza.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses