Noviembre 18, 2018

Oaxaca: La insaciable minería

Oaxaca fue y es un gran productor minero. De Oaxaca se extrajeron cantidades insospechadas de metales valiosos durante el periodo colonial aquí. Las enormes cantidades del oro oaxaqueño contribuyeron al engrandecimiento económico del imperio español desde el siglo XVI y aun hasta el XIX. Por ejemplo, con los recursos obtenidos con el oro oaxaqueño se construyó el Palacio Real español en Madrid. 

La conquista española atrajo la ambición irrefrenable de los conquistadores que vinieron al territorio descubierto por los metales; no por tierras, no por agua, no por bosques o selvas o desiertos o campiñas o telas o vasijas o para engrandecer la vida propia y de los habitantes originales: no; si por metales y piedras preciosas que en “Las Indias” había a vasto.

“¡En donde está el testamento de Adán?” exclamaría el monarca español Fernando II de Aragón al ver las cantidades interminables de metales que llegaban desde las tierras descubiertas. Crecía la ambición por lo que encontraban al paso y a ojos vista, en un territorio que aún no era México, pero que ahí estaba y aquí está. Hoy es México, y parte muy importante de él es Oaxaca, y desde Oaxaca salió gran parte del recurso que fortaleció la vida y la economía de los estados europeos…

Entonces y ahora, el metal ‘desdicha fuerte’, fue motivo de ambición y codicia; hoy todavía lo es. Entonces y ahora los metales, las piedras preciosas están ahí, y si bien entonces eran europeos los que los extraían, hoy los beneficiarios son las grandes empresas mineras canadienses.

Y estas empresas, como entonces, arrasan con todo a su paso, en su búsqueda y extracción destruyen territorios, medio ambiente, se apropian de forma ‘legal’ de tierras en donde hay yacimientos y en su búsqueda destruyen formas de vida y formas de ser en la vida.

Apenas el 26 de septiembre de este año, diversas comunidades, autoridades municipales y agrarias de la sierra sur de Oaxaca iniciaron lo que habría de ser su resistencia para evitar el ingreso y operación de mineras a esta región de la entidad.

Los habitantes de estos pueblos acusan a empresas mineras de ocasionar daños irreparables a su vida y a su entorno. Señalan de forma directa a la empresa canadiense Fortuna Silver Mines, la que –dicen integrantes del Frente Regional de la Sierra Sur--, afecta a 35 municipios de los Valles Centrales de Oaxaca.

Ese día 26 de septiembre en Miahuatlán de Porfirio Díaz, “alrededor de mil quinientos habitantes y representantes de otras 10 comunidades de la región, se pronunciaron por solidarizarse para resguardar y proteger sus territorios.” (Alondra Olivera. LSR)

Esto debido –dicen- a que consideran un peligro la concesión de 90 mil hectáreas de los Valles Centrales para la explotación minera por la empresa canadiense y sus cuatro filiales (Geometales del Norte-Geonorte, S.A; Minerales de Oaxaca, S.A; Plata Panamericana S.A., y Compañía Minera Cuzcatlán,S.A.) .

Esto impactará a comunidades en los distritos de Tlacolula, Ocotlán, Ejutla, Zimatlán y Miahuatlán por lo que los manifestantes se declaran en resistencia para evitar la extracción y declararon a esta zona “Territorio prohibido para la minería”. Además, informan que ya han convocado a peritos y expertos internacionales para que acudan a conocer de la situación y los daños producidos y que pudieran ocasionar.

Acusan que ninguna comunidad de la entidad ha sido informada de las 26 concesiones con que cuenta la empresa canadiense para investigar u explotar productos mineros en territorio oaxaqueño y particularmente en los Valles Centrales o en el Istmo. De hecho, organizaciones civiles, comunales y ejidales del Istmo de Tehuantepec expresaron en Zanatepec su posición a no permitir la explotación minera en la zona 

[De enero de 2002 a abril de 2016, la Secretaría de Economía otorgó 972 concesiones mineras; 299 aún vigentes: estas concesiones cubren una superficie de 462,974 hectáreas de Oaxaca. Las concesiones se otorgaron en 90 municipios por un periodo de 50 años. Dichos municipios no fueron consultados para la entrega de dichas autorizaciones mineras.]

Esto es, según la empresa canadiense, las concesiones le han sido otorgadas por la Secretaría de Economía, para la explotación de plata y oro en diversas zonas de la entidad 

Sin embargo sí es importante exigir que esta misma Secretaría, así como el gobierno del estado de Oaxaca, informen bajo qué criterios de investigación, explotación, desarrollo y cuidados de vida comunal y medio ambiente se otorgaron éstas, así como también los posibles beneficios contantes y sonantes para los habitantes afectados.

El gobierno del estado tiene una gran responsabilidad en esto, sin duda. Y es bueno saber qué es lo que hace y qué hará para defender la riqueza minera de Oaxaca y de los oaxaqueños.

La minería es una industria: cierto; la minería genera riqueza y genera trabajo: cierto; pero la minería ha generado, históricamente, desavenencias entre explotadores y habitantes de las localidades. 

Buscar un punto de equilibrio que beneficie a los propietarios originales y que las utilidades de la empresa se pongan a revisión urgente porque, a fin de cuentas, los metales y la riqueza aun oculta son propiedad de la nación, según establece la Constitución mexicana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

© 2018 www.encuentroradiotv.com