Abril 25, 2019

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- Un migrante hondureño de 18 años de edad sufrió lesiones graves al ser electrocutado cuando viajaba arriba de los vagones del tren La Bestia, este miércoles cerca de la localidad de Tolosita, al norte del Istmo de Tehuantepec.

 El joven Manuel Antonio Hernández Orellana hacía el viaje en compañía de cientos de migrantes centroamericanos que decidieron utilizar el tren para recorrer el Istmo de Tehuantepec con destino a Medias Aguas, Veracruz, ante los operativos del Instituto Nacional de Migración para disolver las caravanas que se juntaban en Chiapas.

El tren partió el martes de Ixtepec, pero descarriló a la altura de la comunidad de Mena Nizanda, perteneciente a Asunción Ixtaltepec. Este miércoles el tren reanudó su viaje hacia Veracruz pero a la altura de Tolosita el joven hondureño fue alcanzado por cables de alta tensión. El hondureño fue trasladado en un primer momento a la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Matías Romero donde recibió atención médica y lo reportaron como grave.

Más tarde fue trasladado al Hospital de Especialidades de Salina Cruz. El Grupo Beta de Protección a Migrantes se mantiene atento sobre la situación del joven.

Sobre el enfrentamiento entre migrantes y la policía federal ocurrido el lunes en una comunidad de Chiapas, Tonatiuh Guillén, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), dijo que fue un enfrentamiento desafortunado.

"Subrayo que no hay nadie lastimado, nadie que haya sido sujeto de un asunto físico que lamentar. El instituto es un organismo de servicio público que no tiene el menor armamento, por eso en ocasiones pedimos el apoyo de la policía federal", explicó en conferencia de prensa este martes.

El lunes se registró un incidente entre migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos y autoridades mexicanas. De acuerdo con el INM, 367 migrantes fueron llevados a un centro de detención al sur de Chiapas. También informó que había rescatado a estos migrantes, entre ellos un gran número de menores, porque después de una revisión migratoria "iniciaron una agresión al personal del INM. Por esta razón se solicitó el apoyo de la policía federal".

De acuerdo con Guillén, lo ocurrido fue parte de un operativo de control migratorio que ocurre de manera constante en el organismo. Detalló que a las personas se les ofreció atención para asistir a un albergue y la posibilidad de regularizar su estancia en México.

"No era una operación a gran escala, pero sí hubo un grupo, no todos, un grupo de personas que caminaban en Pijijiapan, que agredieron. Hubo piedras", afirmó, y lamentó sobre todo la presencia de niños en el lugar.

"Sí reconozco que en el caso de los niños fue particularmente difícil, pero reitero que ese escenario no es una construcción nuestra, es derivada de una situación crítica, en especial de Honduras, y de una situación que México trata de resolver de la mejor manera", dijo.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, pidió a los migrantes que contribuyan con dos conductas elementales: el respeto a las leyes y autoridades mexicanas y aceptar su registro de ingreso al país. Esto último con el fin de la defensa de sus derechos.

Por otra parte, Alejandro encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aseguró que la encomienda del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la política migratoria es la migración ordenada y regulada, así como el reconocimiento de que los migrantes son sujetos plenos de derecho en el momento en el que llegan al país.

Al ser cuestionados sobre si ocurría la separación de menores migrantes de sus familias, Encinas aseveró que esto no ocurre y que esto es un principio fundamental de la política migratoria mexicana.

Sobre las tarjetas de visitante que da el gobierno mexicano a migrantes, Guillén dijo que estas seguirán siendo otorgadas, pero los procedimientos son selectivos. Agregó que la administración actual se encuentra realizando esfuerzos para que estas tarjetas puedan ser tramitadas en los países de origen.

La titular de Segob abundó que desde diciembre del año pasado se registró un comportamiento inédito en el flujo migratorio centroamericano, sobre todo provenientes de Honduras, y en menor medida en Guatemala y El Salvador.

El Gobierno estimó que en los primeros tres meses del año cruzaron el territorio unos 300 mil migrantes con la intención de entrar a Estados Unidos y que una tercera parte de ellos son menores de edad.

En la conferencia, autoridades explicaron que han visto un incremento en el número de cubanos que buscan llegar a Estados Unidos.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó que viajará el 7 de mayo a Washington para hablar sobre migración y cómo mejorar la relación bilateral con autoridades del gobierno del presidente Donald Trump.

Con información de Reuters.

Alrededor de 400 migrantes centroamericanos que viajaban en caravana de Mapastepec a Pijijiapan, Chiapas, fueron retenidos por agentes migratorios y de la Policía Federal.

 

Esta es la segunda redada que realizan las autoridades. La primera acción se efectuó el viernes pasado en Mapastepec, donde fueron aseguradas cerca de 200 personas sin documentación legal.

 

Ayer, hombres, mujeres y niños fueron tomados por la fuerza y subidos en contra de su voluntad a los vehículos oficiales, posteriormente fueron llevados a unos autobuses.

 

A distancia, delegados de la CNDH observaron los operativos y se limitaron a documentar. Funcionarios de la dependencia aseguraron que no pueden intervenir en las acciones de las autoridades de migración.

 

Estas acciones se dan luego del amago que, a finales de marzo, hizo el presidente Donald Trump de cerrar la frontera con México si nuestro país no frena las caravanas que se dirigen a EU.

 

El Instituto Nacional de Migración asegura que el último mes ha deportado a 15 mil migrantes. Mientras tanto, otros 15 mil indocumentados han obtenido visas humanitarias que permiten permanecer y trabajar en México.

 

Paran con redada a caravana migrante

Desde la aparición de las caravanas en México, el gobierno mexicano llevó a cabo una acción a gran escala entre la Policía Federal y el Instituto Nacional de Migración (Inami) en Chiapas para detener a alrededor de 400 migrantes que caminaban rumbo a Pijijiapan.

 

Los migrantes salieron desde las 04:00 horas de Mapastepec, Chiapas, y se trasladaban a Pijijiapan; sin embargo, iban dispersos por lo que la propia Policía Federal los obligó a descansar y una vez que se lograron compactar fueron asegurados; muchos de los migrantes huyeron, especialmente hombres; muchas mujeres que caminaban con sus hijos se quedaron y subieron a los autobuses.

 

La redada comenzó 3 kilómetros antes de la garita del Inami conocida como Echegaray, a unos 10 kilómetros antes de Pijijiapan.

 

En el operativo, decenas de migrantes se resistieron a ser resguardados en las camionetas de migración, pero fueron sometidos, en algunos casos, por la fuerza. Un grupo logró esquivar la redada, pero fue detenido en la garita Echegaray.

 

Kevin Escobar, un hondureño de 27 años, desafió a las autoridades migratorias mexicanas junto a por lo menos 500 migrantes más que viajaban en la caravana, al cruzarse a una propiedad privada donde los funcionarios no ingresaron.

 

¿Por qué me quieres detener?”, les cuestionó a gritos Escobar. Luego les dijo que no quería volver a San Pedro Sula de donde era oriundo por la presión y violencia de las pandillas.

En grandes grupos, más de cinco mil migrantes centroamericanos, del Caribe e incluso africanos, avanzan por las carreteras de Chiapas, rompiendo el cerco que les ha puesto el Instituto Nacional de Migración (INM), rumbo a la frontera norte.

 

La mayor concentración de migrantes se ubica en el municipio de Mapastepec, a unos 150 kilómetros de la frontera entre México y Guatemala.

 

Este grupo está conformado por centroamericanos que entraron al país en la segunda semana de abril, y unos 300 cubanos que han permanecido en Chiapas durante dos meses, sin que hasta el momento consigan el “salvoconducto” o un pase de salida del país que les da el INM y con el cual podrían transitar por México durante 20 días.

 

Han tenido que caminar a pie porque autoridades migratorias les impidieron continuar en autobuses que habían rentado. Ayer descansaron en Mapastepc, donde hay otros dos grupos, unos en el albergue en espera de regularizar su estatus migratorio, y otros que buscan las condiciones para avanzar.

 

Apenas el pasado viernes, cientos de agentes del INM y policías de los tres órdenes de gobierno realizaron una redada contra migrantes en este municipio.

 

El INM reconoce que en Chiapas hay cinco mil 366 migrantes. En un comunicado detalla que algunos realizando trámites para regularizar su situación migratoria en México, otros para ser deportados a sus países de origen, y algunos más esperando permisos de trabajo en el país.

 

Ante el nuevo éxodo de migrantes centroamericanos que han atravesado la frontera sur del país, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó al INM a realizar un registro adecuado para determinar cuántas niñas, niños y adolescentes se encuentran en las estancias migratorias de Chiapas.

 

El propósito, subrayó el organismo, es que a esos menores se les otorgue la atención que requieren, de acuerdo con su situación de vulnerabilidad y garantizarles su interés superior.

 

La CNDH puntualizó que tuvo conocimiento que en la Estación Migratoria Siglo XXI no fue posible determinar el número de niñas, niños y adolescentes alojados en la misma.

 

Además, señaló que en el llamado “Recinto Ferial”, habilitado como albergue, se cuenta únicamente con la cifra total de niñez en general, sin que se pueda precisar cuántos de éstos son niñas, niños y adolescentes.

Los casi 500 cubanos que ayer fueron retenidos por el Instituto Nacional de Migración (INM), por violentar las leyes migratorias mexicanas, se unieron al grupo de centroamericanos que estaba en Huixtla y juntos retomaron su camino hacia el centro del país.

 

Su destino será Mapastepec donde se reunirán con más de mil 200 migrantes centroamericanos, quienes están varados desde hace 20 días.

 

Los cubanos se quejan de haber perdido dinero, pues cada uno pagó tres mil 500 pesos por el costo del pasaje en autobús que los llevaría hasta la frontera norte, lo cual no pudieron lograr pues el INM los retuvo en el Centro de Atención Integral de Tránsito Fronterizo CAITF.

 

Nelson Muñoz García, ciudadano cubano en la caravana, dijo que los centroamericanos los recibieron, porque el Ejército, la Policía Federal y los integrantes del INM, “nos tenían cercados y estaban esperando que sacáramos las narices y apenas apareciéramos nos iban a subir a los buses”.

 

En tanto, habitantes de las colonias Solidaridad 2000 y Fraccionamiento Andares del Soconusco, en la periferia de la ciudad de Tapachula, denunciaron que supuestos migrantes han arribado a estas demarcaciones y han invadido casas en obra negra o abandonadas para no pagar un alojamiento. Se ha detectado que son jóvenes que consumen drogas y amenazan a la población.

 

 

Detienen a mas de 379 sin documentos

Más de 370 migrantes de Cuba, Honduras y Guatemala, que eran trasladados a Estados Unidos, fueron detenidos por elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), y el Instituto Nacional de Migración (INM).

 

Además, aseguraron a 15 polleros o traficantes de personas.

 

Los centroamericanos fueron descubiertos cuando viajaban abordo de 10 autobuses sobre la autopista Puebla-Orizaba, y trasladados al Polideportivo de Xonacatepec para que pasaran la noche y se iniciaran los trámites de repatriación.

 

Con el inicio de Semana Santa, los operativos carreteros para detectar migrantes incrementaron, así como la vigilancia en los accesos a la ciudad capital.

 

Durante el transcurso de ayer se reportó la revisión en autobuses de la línea ADO en la zona de San Felipe Hueyotlipan, donde cruzan la autopista México-Puebla y la carretera federal Puebla-Tlaxcala, por parte de policías federales y elementos del INM.

 

En entrevista telefónica, Gustavo Rodríguez Zárate, encargado de la Pastoral del Migrante de la Arquidiócesis de Puebla, informó que los indocumentados están en calidad de detenidos; “no son migrantes de las caravanas que cuentan con permiso de libre paso”, subrayó.

- Fernando Pérez Corona / Corresponsal

 

Interceptan a 2,500 familias

Agentes de la Patrulla Fronteriza que resguardan el Valle de Rio Grande, han interceptado en tan sólo tres días a dos mil 500 familias de migrantes y a 300  niños no acompañados.

 

En un comunicado de prensa,  las autoridades estadunidenses señalan que las acciones son el resultado de varias denuncias en las que alertaban el cruce de grupos de inmigrantes cruzando el río Bravo.

 

Otro grave problema detectado es la existencia de niños no acompañados; se confirmaron 300 de ellos que fueron asegurados en estas 72 horas.

 

La mayoría cruzaron por el Valle de Río Grande, por los municipios mexicanos de Matamoros, Reynosa y Miguel Alemán.

 

En tanto, el albergue llamado Senda de Vida, en Reynosa, sufre de sobrecupo, pues más de 600 migrantes se encuentran refugiados ahí, cuando su capacidad es de 250 personas.

 

El titular del albergue, Héctor Silva, refirió que es insuficiente el espacio para atender a los migrantes que llegan diariamente a esta frontera con la intención de ingresar a Estados Unidos.

 

Silva solicitó apoyo de las autoridades para poder brindar la alimentación, ropa, artículos de aseo personal, de limpieza, entre otros.

Página 1 de 11
© 2018 www.encuentroradiotv.com