Logo
Imprimir esta página

Lo que falta a un año del sismo

FOTO: AGENCIAS FOTO: AGENCIAS

Hoy se cumple un año de que el terremoto de 8.2 grados con epicentro en el Golfo de Tehuantepec afectó severamente a miles de familias en Oaxaca y Chiapas. La tragedia social que significó este evento nos recuerda la importancia de contar como país con un buen sistema de gestión integral de riesgos y resiliencia urbana. A un año, el trabajo que se ha hecho para levantar estas comunidades no se ha concluido, por ello va a ser una de las prioridades del siguiente gobierno.
De acuerdo con datos derivados de un trabajo que hemos realizado en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Morelos, Puebla y Estado de México, el 25 por ciento de las viviendas afectadas no han sido reconstruidas. Además de que detectamos problemas como la entrega incompleta de recursos o inconformidades con el nivel de daños determinados en cada vivienda. Estos datos los estaremos contrastando durante el periodo de transición para empezar a trabajar desde el primero de diciembre con el Programa Nacional de Reconstrucción.
Para lo anterior, se establecerá la Comisión Intersecretarial para la Reconstrucción, coordinada por David Cervantes, quien será el Comisionado Nacional. La idea es hacer que el programa funcione de manera muy eficiente y no haya desperdicio de recursos, por lo que se ejecutará a través de distintas áreas del gobierno federal a las que se asignarán recursos y responsables únicos de llevar a cabo acciones coordinadas por el Comisionado.
Estas acciones incluyen acelerar la reconstrucción de infraestructura educativa, de salud y reparar las afectaciones al patrimonio cultural. En materia de vivienda se buscará evitar cualquier tipo de intermediación, se trata de entregar los recursos directo a las personas y brindar asistencia técnica para que las construcciones o reparaciones que cada uno realice cumplan con estándares de calidad que permitan prevenir y atender otra tragedia en el futuro.
Se requiere coordinación intensa con los estados y municipios afectados sobre todo para establecer responsabilidades claras entre los tres niveles de gobierno; definir formas de aprovechamiento óptimo de los recursos federales, estatales, municipales; facilitar trámites; entre otras acciones. Además, se convocará a la participación de actores sociales y fundaciones privadas, tanto locales como nacionales, para colaborar en materias específicas del Programa Nacional de Reconstrucción.
El programa concluirá hasta que las comunidades de Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, Estado de México y Guerrero que fueron dañadas por los sismos vuelvan a la normalidad y cuenten con la infraestructura necesaria y vivienda de las que hoy todavía carecen. Una vez terminado el trabajo habremos de sistematizar la experiencia para aprender como sociedad qué se hizo mal y qué se debió hacer mejor en materia de ordenamiento territorial, desarrollo urbano y vivienda. Ese trabajo complementaría el trabajo que ya ha hecho la sociedad civil.
Como lo ha pedido el Presidente Electo, debemos de seguir ayudando a todas las familias que continúan damnificadas por los sismos del año pasado. Miles de familias necesitan nuestra ayuda y como sociedad hemos demostrado lo que somos capaces en momentos difíciles.
Como próximos responsables de la política pública nos toca mostrar que se puede hacer de mejor manera, más eficaz, más transparente y más cercanos al pueblo.

*El autor es urbanista y arquitecto. Próximo Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. @MeyerFalcon

ENCUENTRO RADIO Y TELEVISIÓN. DERECHOS RESERVADOS.