10 mitos y verdades sobre el cáncer de próstata

Dagoberto Molina, urólogo – oncólogo, cirujano oncólogo y miembro de la Sociedad Mexicana de Urología. Miembro del Colegio Nacional Mexicano de Urología y es jefe de Urología del Hospital ABC.

TW: @dr_molinapolo // T. 5515 7330 y 2614 4899

• El cáncer de próstata es el cáncer más frecuente entre los hombres.

• Más del 65% de todos los cánceres de próstata se diagnostican en hombres de más de 65 años.

• En México, cada día mueren 17 hombres por cáncer de próstata.

• Por cada 100 hombres, solo 4 están de acuerdo en hacer el tacto rectal.

• Generalmente no da síntomas hasta etapas muy avanzadas.

• Hombres tienen que hacerse revisión a partir de los 50 años.

¿Qué es la próstata?

• Es una glándula que está debajo de la vejiga y delante del recto.

• El tamaño de la próstata cambia con la edad. En los hombres más jóvenes, es del tamaño aproximado de una nuez. Sin embargo, puede ser mucho más grande en hombres de más edad.

• Justo detrás de la próstata están las glándulas llamadas vesículas seminales, que producen la mayor parte del líquido del semen.

• La uretra, que es el conducto que transporta la orina y el semen fuera del cuerpo a través del pene, pasa por el centro de la próstata.

¿Para qué sirve?

• La función principal de la próstata es la de fabricar el líquido prostático, protegiendo a los espermatozoides, ayudando al aumento de las posibilidades reproductivas y maximizando las posibilidades de la fecundación humana.

Sobre el cáncer de próstata:

• El cáncer de próstata es uno de los tipos más comunes de cáncer. Muchos cánceres de próstata crecen lentamente y permanecen limitados a la glándula prostática, en donde pueden no causar daño grave. Pero, si bien algunos tipos de cáncer de próstata crecen lentamente y pueden necesitar un tratamiento mínimo o no necesitar ningún tratamiento, otros tipos son agresivos y se pueden diseminar con rapidez.

• El cáncer de próstata que se detecta en forma temprana, cuando todavía está limitado a la glándula prostática, tiene mejores probabilidades de tener un tratamiento exitoso.

Señales de alerta:

• Molestias o dificultades al orinar

• Orinar con más frecuencia

• Dolor o ardor en uretra y vejiga

• Dolor en la zona lumbar

• Disminución en la fuerza de la orina

• Dolor de espalda durante la micción

• Presencia de sangre en los fluidos

• Dificultades durante las relaciones sexuales

• Dolor de huesos

Mitos del cáncer de próstata:

1. Es una enfermedad de hombres viejos. No es cierto. Un 35 por ciento de los casos anuales se dan en varones menores de 65 años.

2. Si no hay síntomas no hay cáncer. El de próstata es uno de los tumores más asintomáticos que existen. A menudo no se manifiesta de ninguna forma o sus síntomas son atribuidos a otra causa. Las señales más habituales son las urinarias (dificultad para orinar o dejar de hacerlo, dolores, etc) y es frecuente que se puedan asociar a otros trastornos, con lo que muchas veces el tumor de próstata pasa inadvertido.

3. Es un cáncer hereditario. No es totalmente correcto. Muchas personas piensan que no padecerán un tumor de próstata porque en su familia no hay casos. Es cierto que una persona con antecedentes familiares cercanos (padre o hermanos) tiene el doble de probabilidades de contraer la enfermedad, pero asimismo en una gran cantidad de casos el cáncer aparece sin que existan antecedentes en la familia.

4. El PSA es un examen para detectar el cáncer de próstata: El antígeno prostático específico o PSA (por sus siglas en ingles), es un examen de sangre que mide los niveles de esta sustancia en el cuerpo, no el cáncer. El PSA puede aumentar por diversas causas: infecciones urinarias o prostáticas, próstatas de volumen incrementado, retención de orina con imposibilidad de orinar, instrumentación, cáncer de próstata, entre otras. Por eso, cuando se tiene un PSA elevado, hay que descartar todas las causas y hacer un examen físico.

5. El tratamiento genera impotencia. No siempre. Muchos hombres sometidos a cirugía para eliminar tumores de próstata sufren disfunción eréctil, pero la gran mayoría de ellos recupera la normalidad con el tiempo y en un plazo de dos años puede tener relaciones sexuales plenas.

6. Una próstata hinchada significa cáncer. No siempre. Los varones sufren frecuentemente inflamaciones de próstata por diferentes motivos. Por ejemplo, la hiperplasia prostática benigna, conocida también como hipertrofia prostática, produce notables hinchazones que no tienen nada que ver con el cáncer. En todo caso, una inflamación de próstata siempre debe ser analizada por los médicos.

7. Eyacular frecuentemente reduce el riesgo. Sin confirmar. Una de las ideas más extendidas sobre el cáncer de próstata es la que dice que eyacular al menos 21 veces al mes reduce el riesgo de sufrir la enfermedad. Los especialistas no se ponen de acuerdo y hay estudios que niegan cualquier relación entre la eyaculación y la reducción del riesgo de sufrir un tumor.

8. La vasectomía incrementa la posibilidad de sufrir cáncer. Es otro mito. No hay ninguna prueba que relacione esta intervención para esterilizar al paciente con el riesgo de padecer un cáncer en la próstata.

9. La cirugía robótica es la mejor opción: No, tiene sus ventajas al ser mínimamente invasiva pero la cirugía para extirpar la glándula prostática puede ser por el método tradicional o mediante cirugía robótica. El método tradicional tiene grandes resultados y también tiene sus ventajas, como tener un precio mucho más bajo que la cirugía robótica. Además, hay que aclarar que no es el robot por sí mismo quien realiza la operación, sino que es un cirujano experto quien lo maneja, por lo que es súper importante la experiencia del doctor para conseguir los mejores resultados.

10. La cirugía de robótica provoca disfunción eréctil: El empleo del robot da Vinci ha permitido reducir el riesgo por parte del paciente de sufrir disfunción eréctil e incontinencia urinaria. El nivel de la potencia sexual de un paciente tras una prostatectomía radical depende de varios factores como: la edad, la calidad de su erección previa a la operación y, lógicamente, la forma de tratar los nervios que controlan estas funciones por parte del cirujano.

11. BONUS: La acupuntura o la hipnosis pueden curar el cáncer de próstata: Los tratamientos alternativos para el cáncer no pueden curar tu cáncer, pero pueden darte cierto alivio de los signos y síntomas.

Valora este artículo
(0 votos)