10 errores que debes evitar para no sepultar tu imagen este año

Álvaro Gordoa, Consultor en Imagen Pública, rector del Colegio de Imagen Pública. Autor de los libros Imagen Cool, El Método H.A.B.L.A, La Biblia Godínez y el más reciente El método PORTE

TW: @AlvaroGordoa

Acabamos de empezar el año y estamos en el momento perfecto para identificar cuáles son esas cosas que debemos evitar en cuestión de imagen pública si no queremos que la mala percepción nos arrastre. Aquí los 10 errores más básicos a evitar:

1. No hacer détox.- Hablando desde lo digital, personal y social, pero yéndonos hasta el guardarropa. Mantenernos en la misma versión de todo sin hacer un poco de conciencia nos lleva a no evolucionar y esto habla de que solo estamos sobreviviendo y no ¡viviendo!

2. Adornar tu cuerpo con ropa.- ¿Qué? Sí, sobre todo el año pasado hablamos mucho acerca de que el vestuario es un lenguaje no verbal y seguirlo usando sin consciencia es un grave error pues dejamos de lado que comunicamos con todo lo que nos ponemos.

3. Seguir dejando fuera de la canasta básica el check up médico.- Está de más explicar la importancia de este aspecto sobre todo en los tiempos que estamos viviendo.

4. No hacer alguna actividad física.- Y no quise decir “hacer ejercicio” pues cualquier actividad que te demande esfuerzo cuenta para mantener un buen estado de salud… y de ánimo. Así que si el pretexto es que el mes ya comenzó y por eso no te has inscrito al gym, olvídalo, muchas de las influencers a las que sigues pueden ser tus instructoras para activarte desde casa.

5. Tratar a tu cuerpo como bote de basura.- Podrá sonar muy drástico pero es real, si sigues entrándole a todo cuanto te ponen en la mesa sin medirte puede traer consecuencias serias en tu salud y esto desencadenar efectos múltiples en varias áreas de tu vida. Comienza con cosas sencillas como aprender lo básico de nutrición, leer las etiquetas, comer cinco veces al día y no excederse.

6. Ser impuntual.- La puntualidad es la muestra del interés, y seguir manteniéndote al límite cada que tienes una cita o incluso con cosas personales te arrastrarán a portar la etiqueta de descuidado, desinteresado y poco comprometido.

7. Ser esclavo de una pantalla.- Que incluso antes de dar los buenos días a quien duerme contigo, lo primero que hagas sea revisar notificaciones y así antes de dormir, vivir pegado de él y que sea tu indispensable en todo momento y lugar, solo hará que te pierdas de lo que realmente pasa en la vida diaria. ¡Ojo! Esto es distinto cuando es tu herramienta de trabajo.

8. Seguir sin formar parte del mundo digital.- En la actualidad, quien no tiene redes sociales, no existe. Networking y marketing digital, uso de la tecnología, lenguaje radiofónico y televisivo son herramientas que, te dediques a lo que te dediques, te mantendrán dentro de la competencia. ¡Capacítate en ello!

9. No tener autocontrol.- Hablando de lo laboral pero también en el aspecto personal. Dejar de dar resultados o cumplir objetivos por no saber auto supervisarte y gestionar tu tiempo en esta nueva forma de vida que todos hemos adoptado derivado de la pandemia, influye de manera directa en tu imagen pública.

10. Ser el “¡Pobrecito de mí!”.- Al día de hoy no te puedes permitir seguir sin entender que los tiempos difíciles sirven para impulsar y ser mejores. ¡Aprende a ser resiliente!

Y como extra…

11. Deja de tener pasividad cognitiva y “activa” tu pensamiento crítico.- Y no estoy hablando de ponerle “pero” a todo, más bien, de ser curioso y cuestionar, llevando esto a la reflexión.

Valora este artículo
(0 votos)