Agosto 22, 2019

Donald Trump llegó a 30 meses como presidente de Estados Unidos sin que se haya construido un metro del “hermoso, gran muro fronterizo” que prometió en su campaña.

 

En declaraciones escritas, la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (CBP, por sus siglas en inglés) reconoció que desde el 20 de enero del 2017 se han reemplazado tramos de la valla ya existente que suman 51 millas, lo que equivale a 82 kilómetros o menos del 3% del largo de la frontera con México.

 

En el quinto día de su mandato, Trump firmó una orden ejecutiva para iniciar la construcción del muro; sin embargo, de acuerdo con la CBP, los tramos reemplazados estaban programados desde 2009 y se hicieron con presupuesto de los años fiscales 2017 y 2018.

 

El presidente de EU ha declarado que su promesa de campaña empezó a ser realidad. La primera vez que lo dijo fue en marzo de 2018, cuando se cambiaron tres kilómetros de vieja barda fronteriza por una de barrotes cuadrados de seis metros de alto en Calexico.

 

Quedan en promesa   muro y redadas

Anuncia captura de millones de indocumentados, pero no llega ni a 50.

La presidencia de Donald Trump llegó a los primeros 30 meses sin que aún se construya un sólo metro del muro fronterizo que prometió en su campaña electoral, reconoció la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (CBP).

 

La institución confirmó, en declaraciones escritas, que desde que el presidente Trump asumió el cargo, el 20 de enero del 2017, se han reemplazado tramos del muro ya existente en 82 kilómetros, menos de 3% de la frontera.

 

En el quinto día de su presidencia, el mandatario firmó una orden ejecutiva para construir el muro prometido. Pero de acuerdo con CBP, los tramos reemplazados fueron programados desde 2009 y se hicieron con presupuesto de los años fiscales 2017 y 2018.

 

Sin embargo, el presidente ha declarado que el muro prometido ya comenzó. La primera vez fue en marzo del 2018, cuando CBP cambió tres kilómetros de la vieja barda fronteriza por una de barrotes cuadrados de seis metros de alto en Calexico.

 

Luego reiteró la declaración por trabajos de sustitución en tramos de Texas y más recientemente, en el cambio de barda en San Diego, desde el pie de las montañas de Otay hasta el Pacífico.

 

Sólo por la nueva sustitución de un tramo en Tecate, donde los trabajos comenzaron hace dos semanas, el mandatario ha dejado de informar en mensajes de Twitter y en conferencias que se trata del muro que anunció.

 

En Calexico, en la frontera con Mexicali, la exsecretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, incluso develó una placa que dice que esa barda es la que el mandatario prometió.

 

El presidente y el congreso acaban de acordar el tope de presupuesto y no se contemplan fondos para el muro que prometió el mandatario.

El gobierno de Donald Trump detalló que aplicará nuevas reglas para extender las “deportaciones expeditas” a todo el territorio.

 

La administración estadunidense informó en el Registro Federal que los indocumentados que sean detenidos y no demuestren que han estado activamente más de dos años en EU, serán regresados.

 

Anteriormente, la “deportación expedita” era aplicada sólo dentro de los primeros 150 kilómetros a partir de la frontera y a quienes llevaban en EU menos de 14 días.

 

A partir del cambio, los oficiales de migración que detengan a un migrante determinarán si le conceden presentarse ante una corte al demostrar que ha estado en EU más de dos años, o si debe ser expulsado de inmediato.

 

Trump amplía la deportación expedita; Asociaciones civiles demandarána

Los oficiales de migración podrán regresar a los extranjeros que tengan menos de dos años en EU.

La administración del presidente Donald Trump informó ayer en el Registro Federal que desde hoy tratará de deportar inmediatamente, y sin derecho a un juicio, a los migrantes que no demuestren que han estado físicamente más de dos años consecutivos en Estados Unidos.

 

La nueva regla dice que cuando los oficiales de migración detengan a algún extranjero, ellos mismos determinarán durante la detención si el arrestado prueba que ha estado activamente en el país durante el tiempo estipulado, para concederle presentarse ante una corte o de lo contrario será expulsado de manera expedita.

 

 El cambio es una expansión de poderes de agencias de migración a un procedimiento que hasta hoy sólo se aplicaba a la frontera.

 Hasta ahora la llamada deportación expedita, era una sanción a indocumentados detenidos dentro de las primeras cien millas –unos 150 kilómetros— a partir de la frontera y para los asegurados en cualquier otro lugar del país dentro de los primero 14 días de estancia. En este tiempo, los migrantes capturados no tendrían derecho a comparecer ante un juez para quedarse en el país.

 

A partir del décimo quinto día, los extranjeros podrían acudir a instancias judiciales a iniciar su trámite de asilo.

 

Con este cambio, la deportación expedita se aplica a todos aquellos migrantes que tengan menos de dos años como indocumentados y/o no se hayan presentado a sus juicios orales para darle seguimiento a una solicitud.

 

Además, la consideración de deportar al migrante o permitirle iniciar o seguir un juicio queda “a consideración de los agentes de migración”, en el momento de la detención. El Departamento de Seguridad Interior asegura que los oficiales están bien entrenados para diferenciar una verdadera amenaza en contra de la vida y los derechos humanos de los desplazados por violencia.

 

La expansión de responsabilidades entró en vigor a partir de hoy y habrá un periodo de 60 días para que el Gobierno reciba los comentarios del público.

 

La primera ocurrió el lunes de la semana pasada, cuando entró en vigor la ley que niega asilo a los migrantes que ya cruzaron por un país donde su vida ya no corría peligro.

 

Varias organizaciones defensoras de migrantes ya anunciaron que demandarán esta medida, como la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu), la mayor agrupación legal sin fines de lucro.

 

 El abogado Omar Jadwat, director del proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Aclu, dijo que es ilegal la ampliación a las reglas de deportación expedita.

 

 “La decisión para una deportación inmediata se tomaría más rápido que aplicar una infracción de tránsito”, dijo el abogado, al afirmar que “vamos a demandar tan rápido como podamos”.

 

 La abogada Jennifer Chang, del proyecto de Derechos de los Inmigrantes de California, puntualizó que bajo la “remoción inmediata han sido deportados erróneamente ciudadanos estadunidenses”.

 

Señaló que ésta es sólo una de las consecuencias de deportar rápidamente sin otorgar el derecho a presentar los casos ante alguna corte de migración.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que este fin de semana comenzará una operación masiva para deportar a migrantes irregulares.

 

"Ellos vinieron de forma ilegal", dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca. "Van a sacar a la gente y llevarlas de vuelta a sus países", explicó.

 

Ayer, The New York Times informó que el gobierno estadounidense iniciaría el domingo redadas masivas en al menos diez ciudades para capturar a migrantes indocumentados y sus familiares.

 

Dijo que las operaciones las llevarían a cabo personal de la agencia de Inmigración y Aduanas, conocida por su sigla en inglés ICE, indicó el diario , que atribuyó su información a funcionarios del gobierno no identificados.

 

Ante esto, consulados de México en Estados Unidos intensificaron la información sobre derechos de los migrantes al ser detenidos, tal es el caso de los consulados en Nueva York, Washington, Los Ángeles.

Cerca de 5 mil personas tomaron las calles del centro de Chicago para protestar contra las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ordenó realizar redadas masivas a partir de mañana en 10 ciudades de todo el país.

 

El vocero de la policía local, Anthony Guglielmi, informó que las protestas se llevan a cabo sin incidentes, mientras que los agentes estiman la participación de 5 mil personas.

 

Chicago es una de las 10 ciudades, incluidas Los Ángeles y Miami, donde los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas realizará operativos contra 2 mil familias que se encuentran de manera indocumentada en el país.

 

De acuerdo con medios locales, manifestantes han tomado las calles de ciudades como Phoenix, en Arizona, interrumpiendo el tránsito y el paso de trenes.

 

"Fin de las detenciones, bienvenidos los inmigrantes" o "cierren los campos de concentración", se leían en los carteles de los manifestantes, quienes buscan decirle al presidente Donald Trump que deje de criminalizar a los indocumentados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador agradeció este martes que el mandatario estadounidense Donald Trump descartara por ahora imponer aranceles a México y aseguro que México no quiere guerra comercial.

 

“Ayer por ejemplo estuvo muy bien el peso, también le fue bien a la Bolsa Mexicana de Valores. Todo esto influye y sobre todo da confianza, y agradezco incluso que el presidente Trump está dando a conocer que se está cumpliendo con el compromiso y que no hay amenaza de aranceles”, dijo en su conferencia matutina.

 

“Yo celebro que el presidente Trump esté reconociendo que estamos haciendo un esfuerzo para cumplir el compromiso de aplicar nuestras leyes, y sin violar derechos humanos, disminuir el flujo, la corriente migratoria (…) Lo celebro porque no queremos la confrontación (…) vamos siempre a buscar el diálogo, no queremos guerra de aranceles, no queremos guerra comercial, no queremos a confrontación”, agregó.

 

El lunes, Donald Trump dijo que los aranceles contra México ya están fuera de consideración mientras el país hace "un gran trabajo" para detener a los migrantes provenientes de Centroamérica.

 

"Las acciones de México están teniendo un gran impacto sobre la migración indocumentada", afirmó el mandatario estadounidense.

 

El mes pasado México firmó un acuerdo con Estados Unidos en el que se comprometía a tomar medidas para frenar la migración en 45 días, con la amenaza de que se podrían imponer aranceles si a juicio de Trump no se cumplía con lo pactado.

 

“A mí lo que me importa es que no se afecte la economía y bienestar de los mexicanos. Que no se generen conflictos y yo creo que a todos los mexicanos nos interesa que no tengamos pleitos, que no tengamos confrontación con gobiernos extranjeros”, dijo López Obrador.

 

El mandatario destacó que cuando “ya sea insoportable”, o que “esté de por medio la dignidad” o la soberanía, él cree que los mexicanos cerrarán filas “y vamos todos juntos a hacer valer nuestra dignidad y soberanía, pero no caer en ninguna provocación, ser prudente, nada de balandronadas, lo cortés no quita lo valiente”.

Página 1 de 7
© 2018 www.encuentroradiotv.com