Agosto 24, 2019

Pese al rechazo del presidente Andrés Manuel López Obrador al uso del fracking, o fracturación hidráulica, en pozos petroleros, la técnica ha sido utilizada históricamente por Pemex.

 

De acuerdo con un reporte obtenido vía Transparencia, entre 1960 y 2018, la petrolera utilizó la técnica de fracturamiento hidráulico (fracking) para la perforación de dos mil 727 pozos en Veracruz, mil 474 en Puebla y 60 en Tamaulipas.

 

De acuerdo con la petrolera, el año de mayor empleo de la técnica fue en 2010 para la zona de Veracruz con 523, así como 236 pozos en Puebla durante 2012.

 

Precisó además que desde 2012 y hasta 2017, en Veracruz, parte de Tabasco y Oaxaca, no se empleó la técnica del fracking, sino que “se hizo fracturamiento hidráulico, que no es lo mismo que ‘fracking’”, sostuvo la empresa del Estado.

 

Ramsés Pech, analista independiente del sector energético, explicó que dicho procedimiento termina siendo fracturamiento solo que añadido con arena, hecho que cambia la densidad del agua.

 

Hay fracturamiento hidráulico en pozos convencionales y en pozos no convencionales. Los primeros sólo llevan una fractura y Pemex lo ha hecho desde 1958...no en el mismo volumen que en los convencionales”, explicó. Daniela Loredo.

Este viernes Andrés Manuel López Obrador declaró que durante su mandato no se hará uso de fracking para la extracción de petróleo, pero ¿qué es el ‘fracking’?

El ‘fracking’ o fractura hidráulica es una técnica que permite mejorar la extracción de gas y de petróleo del subsuelo. Para ello, se inyecta a presión algún material en ese suelo, de modo que las fracturas que ya existen en las rocas del interior de la tierra aumenten y liberen el gas o el petróleo atrapado en dichas fracturas, llamado ‘lutita’.

En la ‘lutita’, que se ubica entre mil y cinco mil metros de profundidad, se hacen perforaciones horizontales que pueden extenderse por varios kilómetros en diversas direcciones.

Esas perforaciones, fracturan la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión que fuerza el flujo y saluda de los hidrocarburos.

Según la Alianza Mexicana contra el Fracking, esta práctica puede conllevar en diversos impactos. Uno de ellos es la disminución de disponibilidad del agua ya que la fractura de un solo pozo requiere entre 9 y 29 millones de litors de agua.

El ritmo de explotación anual de 9,000 nuevos pozos en Estados Unidos que se pretende exportar a México supondría un volumen de agua equivalente al necesario para cubrir el consumo doméstico (100lts/pers/día) de entre 1.8 y 7.2 millones de personas en un año, según la organización.

Otro punto en contra es la contaminación de las fuentes de agua. En Estados Unidos existen más de mil casos documentados de contaminación de fuentes de agua relacionados con esta práctica según la alianza.

Además, expertos de la organización señalan que al menos 25 por ciento de las sustancias utilizadas en las distintas mezclas de perforación pueden causar cáncer y mutaciones. También indican que el 90 por ciento de las emisiones en el proceso de fracking es metano, gas que contribuye al calentamiento global.

El proceso de fracturación hidráulica, conocido como 'fracking', ha revitalizado la producción de petróleo y gas en Estados Unidos en los últimos años, pero su uso ha sido criticado por grupos ambientalistas en varias partes del mundo que aseguran que es altamente contaminante.

© 2018 www.encuentroradiotv.com