Lo que te urge saber para entender la pandemia del coronavirus

     

    Dr José Padua, neumólogo. Especialidad en Medicina Interna. Subespecialidad en Neumología por el INER.

    Composición del coronavirus El virus que causa COVID–19 actualmente se está propagando por todo el mundo. Al menos hay otros seis tipos de coronavirus que se sabe que infectan a los humanos; algunos causan el resfriado común y dos causan brotes: SRAS y MERS. El coronavirus recibe su nombre de las glicoproteínas de espiga que sobresalen de su superficie y se asemejan a una corona. El virus está envuelto en una burbuja grasosa de lípidos que se desintegra al contacto con el jabón.

    ¿Por qué el jabón funciona? Los virus no se consideran organismos por sí mismos, porque necesitan la célula de otro ser vivo para sobrevivir. Cuando entran en la célula de un animal o un ser humano, se multiplican y expanden la infección por todo su cuerpo.

    Los virus tienen una estructura muy sencilla: un núcleo de material genético que le permite multiplicarse, unas proteínas externas que le permiten engancharse a las células del ser vivo que infecta y una envoltura de grasa protectora.

    Aquí es donde entra en juego el jabón: sus moléculas disuelven la membrana de grasa y afectan la estructura del virus, que pierde la capacidad de adherirse a otras células e infectarlas.

    Por su composición química, el jabón es más efectivo que otros geles desinfectantes creados a base de alcohol, que no disuelve tan bien la estructura del virus. El agua es el método menos efectivo.

    Eso sí, es importante frotar las manos a fondo, durante unos 20 segundos, incluso aquellas partes que no solemos lavarnos: espacio entre los dedos, dorso, uñas y contorno de los dedos.

    ¿Quién puede enfermar? ¿No eran sólo adultos mayores? Prácticamente personas de cualquier edad pueden tener COVID 19, sin embargo los adultos de mediana edad y adultos mayores están siendo los más afectados. OJO, aunque la edad en la que se presenta mayor mortalidad es después de los 65 años, eso no quiere decir que personas más jóvenes entre los 40-60 años no puedan desarrollar formas graves de la enfermedad. Lo anterior tiene que ver con tres variables de lo que está pasando en México y a nivel mundial: La respuesta inmunológica del huésped (ser humano) a la infección viral. La reserva cardiopulmonar y renal de los huéspedes (seres humanos) que depende de su estado de salud y enfermedad, hábitos, nutrición, control de las enfermedades, etc. El tiempo que transcurra entre el desarrollo de síntomas y la búsqueda de atención médica, que idealmente debe ser en las primeras 24-48hrs lo que puede limitar el daño pulmonar y otros órganos.

    Se ha observado las personas jóvenes y sanas también pueden desarrollar formas graves y pueden morir. El 20% de las muertes en Corea del Sur fueron en menores de 60 años, y el 15% de los enfermos en unidades de cuidados intensivos en Italia son mejores de 50 años. En NY el 54% de los hospitalizados tienen entre 18 y 49 años.

    Una vez que el virus ingresa a la célula del huésped, nadie tenemos la certeza de lo que va a ocurrir entre su sistema inmunológico y el agente viral, o sea, existen factores genéticos, y adquiridos como la nutrición, el ejercicio y la respuesta inmune innata que desconocemos aún. NADIE puede estar seguro que va a ganar la batalla aun cuando sea joven y sano. Efectivamente 8 de cada 10 pacientes graves son personas mayores de 60 años pero 2 son jóvenes sin enfermedades y eso multiplicado a grandes escalas nos da un gran número de potenciales enfermos graves jóvenes.

    El avance de la enfermedad El virus se transmite en forma directa a través de gotas de secreciones respiratorias al toser, estornudar, hablar a menos de 1 metro de distancia o a través de hacer contacto con superficies contaminadas Entra a nuestro cuerpo al tocarnos nariz o boca. Desde que el virus ingresa al cuerpo comienza a introducirse a las células epiteliales de la boca, lengua, bronquios y alveolos Una vez que ingresa a las células las proteínas virales tienen la capacidad de ingresar al núcleo de la célula humana y sintetizar y replicar más de 100,000 copias del virus en cada célula infectada Por ello es tan contagioso por la cantidad de replicas y carga viral que se desarrolla en cada ser humano. El periodo de incubación promedio es de 5-6 días pudiendo ser hasta de 14 días. Hasta el 30% de los enfermos pueden ser asintomáticos pero pueden transmitir la enfermedad sin darse cuenta. El 55% presentan un cuadro leve a moderado, un 10% un cuadro grave y un 5% un escenario muy grave que precisa de cuidados críticos con una mortalidad variable entre el 2-3%. Generalmente los síntomas inician a los 5-6 días y pueden progresar en una semana pudiendo desarrollar una neumonía y la complicación más grave que es el síndrome de Insuficiencia Respiratoria Aguda (SIRA) donde se necesitará intubación endotraqueal y asistencia ventilatoria invasiva. Otras complicaciones graves son arritmias, miocarditis y choque cardiogénico. Algunos enfermos pueden desarrollar una complicación llamada Tormenta de citocinas que es la liberación de mediadores de inflamación al torrente circulatorio y falla de otros órganos como los riñones, el corazón, el hígado lo que se denomina falla orgánica múltiple que tiene una mortalidad mayor del 80%.

    ¿Cuánto dura la enfermedad? La carga viral que es el número de copias del virus en la sangre empieza a bajar a los 10 días de iniciar los síntomas Mismo tiempo en que comienzan a producirse anticuerpos vs el virus Se ha visto que hasta 15 días después de iniciados los síntomas puede haber aun carga viral, motivo por el que se recomienda aislar a los pacientes 15 días después de haberse curado clínicamente.

    ¿Los niños también pueden enfermar? Claro que pueden enfermar, aunque no se ha visto que desarrollen formas graves de la enfermedad.

    ¿Secuelas? Depende el grado de afección puede haber secuelas, así como de la edad y enfermedades previas que tiene que ver con la reserva cardiopulmonar y renal de los enfermos. Puede existir en casos graves fibrosis pulmonar residual después de un daño severo, insuficiencia cardiaca después de una miocarditis, enfermedad renal crónica después de una lesión renal aguda. Aún es temprano para saber a ciencia cierta cuáles son las secuelas que puede dejar COVID19

    ¿Por qué IMPORTANTÍSIMO quedarse en casa? Porque es la única forma de lograr reducir la tasa de contagio simultánea. El distanciamiento social hará que se reduzca o aplane la curva de crecimiento de casos nuevos y eso permitirá que los sistemas de salud en el mundo puedan ir atendiendo a los casos moderados y graves sin colapsar los hospitales, así como continuar con el servicio a los enfermos no COVID-19 que siguen existiendo. Por ello es la medida más urgente en México y el mundo, la cuarentena 40 días podría replicar lo que sucedió en Corea del Sur.

    Si llevo aislado 15 días en casa y no desarrollé ningún síntoma ¿por qué debo seguir en casa? Porque puedes ser portador asintomático y contagiar a personas más susceptibles de formas graves Porque aún puedes exponerte al contagio y desarrollar una forma grave incrementando el número de casos simultáneos y ayudando a que el sistema de salud colapse.

    ¿Qué pasa después de que alguien ha sido dado de alta? La fase de convalecencia incluye las medidas para evitar contagiar a otros miembros de la familia Estar en una habitación aislado, bien ventilada, con manejo lavado de ropa por separado, trastes y utensilios personales sin compartir, limpieza de superficies con agua y cloro, manejo de objetos por parte de la familia con guantes y cubrebocas de alta eficiencia N95, si el enfermo tiene que salir de la habitación será con cubrebocas N95 siempre y todo ello hasta que el paciente complete 15 días después del alta hospitalaria o 30 días a partir del desarrollo de síntomas. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad habrá que individualizar los casos y el seguimiento de cada enfermo para determinar las secuelas y rehabilitación de cada enfermo.