Bolivia afirma que siguen “inquebrantables” las relaciones con México

    La Paz.-A días de que el Gobierno de facto de Bolivia expulsara a la embajadora mexicana y personal diplomático español, el viceministro de Seguridad Ciudadana del Gobierno de Jeanine Áñez, Wilson Santamaría, declaró que su país tiene “lazos de amistad con México y España” que son “inquebrantables”.

    “El Gobierno nacional tiene claro que los lazos de amistad con México y con España son inquebrantables, son pueblos con quienes mantenemos alianzas, especialmente España en materia social, educación, salud y varios otros programas que no se verán afectados”, afirmó Santamaría.

    Previamente, desde el Gobierno de facto boliviano afirman que los diplomáticos de México y España planeaban ayudar a salir del país a unos altos cargos del Gobierno del dimitido presidente Evo Morales, que de momento se encuentran refugiados en la Embajada mexicana en La Paz.

    Santamaría subrayó que el Gobierno de facto seguirá haciendo su trabajo “en el caso de México”. “La gente que tiene cuentas pendientes con la Justicia, vaya a la embajada que vaya y decida ponerse en la condición que quiera, va a tener que responder ante la Justicia boliviana y eso no se va a modificar”, precisó.

    Mientras, la Policía sigue vigilando la embajada. “No vamos a bajar la guardia, tenemos que dar cumplimiento a las órdenes de apremio y es falso que alguien haya fugado de esa residencia”, declaró William Cordero, comandante departamental de la Policía de La Paz.

    El Gobierno de facto de Jeanine Áñez ordenó la expulsión de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, y del personal diplomático español en Bolivia, por el incidente registrado el viernes 27 en la Embajada mexicana en La Paz.

    Según la canciller de facto, Karen Longaric, durante la mañana de ese día, varias personas identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por encapuchados, “intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina” a la residencia diplomática de México en La Paz, para, presuntamente, sacar a los asilados.