Julio 16, 2019

Oaxaca, Oaxaca.- En rechazo de ser retirados de su lugar de trabajo, integrantes de la organización 14 de junio se manifestaron en las oficinas de la CONAGUA.

 

Los manifestantes indicaron que en días anteriores instalaron un mercado de leña y madera en inmediaciones de Riveras del Atoyac, sin embargo autoridades de la CONAGUA dieron instrucciones a las autoridades municipales y de Protección Civil de retirarlos de ese espacio ya que es una zona de alto riesgo además de ser un lugar prohibido.

 

 Por lo que este día decidieron manifestarse para solicitar no ser retirados de es espacio ya que es su única fuente de ingresos.

Oaxaca.- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) no cuenta con un plazo definido para llevar a cabo el saneamiento de los ríos Atoyac y Salado, pues ello dependerá de la coordinación que lleve a cabo con los gobiernos estatales y municipales; esto, luego de la confirmación del amparo que obliga a todas las instancias de gobierno a trabajar en conjunto para lograr el rescate de ambos afluentes.

 

El coordinador del Organismo Cuenca Pacífico Sur de Conagua, Noel Espinosa Hernández, refirió este día que la dependencia no ha recibido ninguna notificación sobre la resolución emitida por el Tribunal Colegiado Auxiliar de Acapulco, Guerrero, pero adelantó que la dependencia acatará la resolución.

 

El funcionario justificó que desde hace más de cuatro meses, la Comisión del Agua ha trabajado de manera conjunta con los gobiernos municipales y estatal en idear un plan de acción que será presentado ante el Poder Judicial de la Federación.

 

De acuerdo con el coordinador del organismo Cuenca Pacífico Sur, este proyecto incluye cinco ejes: saneamientos, manejo de residuos sólidos, reforestaciones, inspección y vigilancia… sin embargo, la dependencia no cuenta aún con una calendarización y menos con el tiempo que tardarán los trabajos ni el monto de los recursos que se requerirán para ellos.

 

Espinosa Hernández argumentó que aún se encuentran en la definición de los planes de acción que serán puesros a consideración del Poder Judicial para que los valide y en su defecto los autorice.

 

Sí adelantó que en el caso de Conagua, una de las tareas que le corresponderá será rehabilitar las plantas de tratamiento que no funcionen, y construir donde hagan falta.

 

 

El Tribunal Colegiado Auxiliar, con sede en Acapulco, Guerrero, confirmó la sentencia emitida hace un año por el Juzgado Décimoprimero de Distrito del Estado de Oaxaca, y ordenó a los gobiernos del estado de Oaxaca y a los de los municipios de Oaxaca de Juárez y Santa Cruz Xoxocotlán, así como a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), coordinar esfuerzos para sanear los ríos Salados y Atoyac.

 

A partir de tal resolución, las autoridades antes mencionadas deberán crear los mecanismos que sean necesarios para rescatar los cauces de ambos afluentes, dos de los más importantes de los Valles Centrales y a los que casi el 80 por ciento de la capital y zona metropolitana vierten aguas negras.

 

Luego de que el Juez de Distrito decidió otorgar el amparo a activistas de la organización Litigio Estratégico Indígena, los departamentos jurídicos de todas las instancias de gobierno antes mencionadas se inconformaron con la resolución y emitieron un recurso de revisión que, finalmente, fue resuelto esta semana.

 

“El Poder Judicial de la Federación, en este precedente otorga a la ciudadanía una herramienta para la protección del medio ambiente frente a la inacción de las autoridades” apuntó la jurista oaxaqueña, Mariana Yáñez.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que la tarde de este miércoles se formó la primera zona de baja presión con probabilidad de desarrollo ciclónico en las próximas 48 horas en el Océano Pacífico.

 

La zona de baja presión se localiza al sur de las costas de Oaxaca, detalló la dependencia.

 

En tanto, la directora de la Conagua, Blanca Jiménez, dio a conocer que para este 2019 se esperan 33 ciclones tropicales, semejante al promedio histórico, de los cuales 19 serán en el Océano Pacífico y 14 en el Atlántico; siendo probable que de 4 a 6 impacten directamente en el país.

 

También detalló que la Conagua cuenta con un plan de acción dividido en tres etapas (antes, durante y después) en el cual se trabaja de manera conjunta con diferentes dependencias de Gobierno, entre ellas la CNPC, quien emite recomendaciones para que estos fenómenos tengan menores consecuencias sociales y económicas.

Oaxaca de Juárez, Oax.- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) impuso una sanción de 806 mil pesos y emitió una advertencia de clausura a la minera Cuzcatlán, filial de la empresa canadiense Fortuna Silvers, cinco meses después del desbordamiento de su presa de Jales, que contaminó el río El Coyote situado en jurisdicción de Magdalena Ocotlán.

La dependencia determinó que la presa vertió al afluente metales pesados como aluminio, plomo y fierro que rebasaron hasta 10 y 20 veces la norma mexicana  establecida; sin embargo, pese a ello, aseguró que ello no causó ninguna afectación ecológica grave en la zona.

El director de Administración del Agua del Organismo Cuenca Pacífico Sur de Conagua, Noel Espinoza Hernández,precisó que el límite permitido para la presencia de Aluminio es de cinco partes por millón, pero en los días subsecuentes al desbordamiento en el “arroyo El Coyote, en el punto situado a un kilómetro de la “pila”, fueron halladas 52.76 partes por millón de ese elemento, Aluminio; por su parte, el fierro registró 97.29 partes por millón cuando el nivel máximo permitido es de cinco, al tiempo que en el caso del plomo, se hallaron restos de .27 partes por millón cuando la norma marca como parámetro máximo .1 partes por millón.

El derrame, ocurrido el ocho de octubre, se originó por dos circunstancias: primero, porque la presa de jales fue construida sin la capacidad necesaria para soportar una lluvia como la ocurrida aquel día, pues ésta debe constar de al menos 21 mil metros cúbicos cuando, en realidad, es de 7 mil metros cúbicos.

Y segundo, que la minera tampoco cuenta con el número de bombas suficientes para dirigir la totalidad de sus desechos a la presa de jales.

Es decir, aunque la presa hubiera contado con la capacidad suficiente para recibir todos los desechos de la mina, las bombas de las que disponía no tenían la capacidad para redireccionar toda el agua contaminada por lo que ésta, de todas formas, hubiera terminado en el afluente que finalmente se vio contaminado.

Página 1 de 5
© 2018 www.encuentroradiotv.com