Niños tzotziles rescatados en Oaxaca regresan a Chiapas; cuatro integrantes de banda de tratantes continúan prófugos

    Escrito por: Álvaro MORALES Noviembre 13, 2018 0
    FOTO: AGENCIAS FOTO: AGENCIAS

    Un total de 68 de los 71 indígenas tzotziles, incluidos 53 niños y adolescentes, que eran explotados laboralmente en Oaxaca y fueron rescatados el pasado 13 de octubre de una casa de seguridad en Santa María Atzompa, regresaron el pasado fin de semana a Chiapas, donde quedaron a disposición del DIF local para que sean reintegrados a sus lugares de origen.

     

    Únicamente tres menores de edad –todas mujeres-- permanecen en Oaxaca, luego de que, a un mes exactamente de ser liberadas, continúan recibiendo atención médica por diversos padecimientos que sufren, debido a las condiciones infrahumanas en que vivían, informó ayer el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos de Alto Impacto, Juventino Pérez Gómez.

     

    En entrevista con Encuentro Radio y Televisión, el funcionario aseguró que, hasta el momento, el departamento a su cargo no cuenta con indicios de que tanto los menores como los adultos liberados hayan estado expuestos a delitos de índole sexual, aunque tampoco cerró la posibilidad de ello pueda ser posible.

    “Hasta ahora en la carpeta que estamos trabajando, solamente vamos con la modalidad de explotación laboral… si durante las secuela advertimos eso (delitos de índole sexual), evidentemente vamos a acusar por esa modalidad”.

     

    Ante ello, Pérez apuntó que permanecen bajo investigación, sin derecho a fianza, tres personas –dos hombres y una mujer, también indígena tzotziles —que fueron detenidos en flagrancia mientras realizaban labores de vigilancia sobre los 71 ciudadanos chiapanecos, que yacían hacinados en un lote de aproximadamente 200 metros cuadrados, ubicado sobre la calle Privada de Belem sin número, en la colonia Samaritana del municipio conurbado de Santa María Atzompa.

     

    Los dos hombres permanecen en el penal estatal de Miahuatlán de Porfirio Díaz, al tiempo que la mujer se encuentra en el reclusorio de Tanivet, en espera de la conclusión de las investigaciones. Uno de los hombres era pareja sentimental de la mujer.

     

    Todos, añadió, enfrentan cargos por el delito de trata de personas en su modalidad de explotación laboral y mendicidad, cuyas sentencias oscilan entre los seis y nueve años de cárcel por cada víctima.

     

    Es decir, en caso de ser hallados culpables por los 71 agraviados, los sujetos podrían alcanzar una pena acumulatoria de entre 426 y 639 años en prisión.

     

    El Fiscal de Delitos de Alto Impacto añadió que el Juez de Control de Valles Centrales dio un plazo de tres meses –que vence el 17 de enero próximo-- para concluir la etapa de investigaciones y, posteriormente, definir la culpabilidad de los indiciados.

     

    Al respecto, señaló que, hasta el momento, cuenta con el testimonio de nueve víctimas, así como los elementos probatorios que fueron recopilados durante la investigación que derivó en el rescate de los agraviados y las pruebas que les fueron practicadas a éstos.

     

    Sobre el modus operandi de la banda, que tenía bajo su control 17 cruceros de la zona metropolitana de la ciudad de Oaxaca, donde los indígenas eran obligados a pedir limosna, vender fruta o realizar malabares con la cara pintada de payasos, señaló que los cabecillas reclutaban a sus víctimas en las comunidades chiapanecas y desde ahí los trasladaban a esta entidad.

     

    Descartó que ciudadanos de otros estados, incluidos Oaxaca, hayan estado involucrados en aquella red, ya sea como cómplices o como agraviados.

     

    Aún continúan prófugos

    Pérez admitió, sin embargo, que entre tres y cuatro integrantes de aquella célula delictiva continúan prófugos, luego de que escaparon tras enterarse de la realización del operativo.

     

    Dentro de los individuos que huyeron, señaló, se encuentra un sujeto gracias al cual, al tener una orden de aprehensión, las autoridades oaxaqueñas descubrieron la casa en la que las víctimas de trata eran obligadas a permanecer.

     

    “Un promedio de tres a cuatro personas, no quisiera dar más datos por lo que implica la investigación, pero eso (el número personas que faltan por ser aprehendidas) lo determinarán las investigaciones”.

     

    El fiscal se negó a comentar también en que zonas están siendo rastreadas estas personas.

     

    Desde el día de su rescate, el 13 de octubre, los 56 menores de edad, entre ellos niños en etapa de lactancia, fueron llevados unas instalaciones provistas por la Fiscalía, donde quedaron bajo el cuidado del DIF estatal.

     

    El funcionario aseguró que tras la desarticulación de aquella banda, los cruceros de la ciudad de Oaxaca han quedado libres de menores de edad trabajando o pidiendo limosna; sin embargo, en calles del Centro Histórico aún pueden ser vistos decenas de niños vendiendo dulces.