Fallida, reconstrucción en el Istmo: César Morales

    Escrito por: Álvaro MORALES Enero 25, 2019 0
    Una de las principales irregularidades que han sido detectadas radica en la utilización de los 200 mdp en deuda pública para efectuar el pago de la remoción de escombro. / AGENCIAS Una de las principales irregularidades que han sido detectadas radica en la utilización de los 200 mdp en deuda pública para efectuar el pago de la remoción de escombro. / AGENCIAS

    Oaxaca de Juárez, Oax.- Como una reconstrucción fallida, calificó ayer el presidente del Congreso de Oaxaca, el petista César Morales Niño, las labores de rehabilitación efectuadas por el gobierno estatal en las zonas devastadas por los terremotos del siete y 23 de septiembre de 2017, sobre todo en la región del Istmo de Tehuantepec, donde “todo está colapsado”.

     

    El legislador sostuvo que el Poder Legislativo podría promover auditorías y recursos penales en contra de los funcionarios que hayan incurrido en desvío de recursos, una vez que la comisión especial creada el miércoles pasado para dar seguimiento a las labores de auxilio que han sido emprendidas a favor de la población afectada entregue su informe correspondiente a fines de año.

     

    En entrevista con Encuentro Radio y Televisión, el diputado sostuvo que a pesar de la inversión multimillonaria (más de 7 mil millones de pesos) que las autoridades aseguran haber ejecutado para la reconstrucción de viviendas y edificios públicos, al momento de recorrer las zonas afectadas es evidente que “todo sigue igual”.

     

    “Hay mucha opacidad. En la mayoría de las dependencias del gobierno del estado, se argumentó (en 2017) que no hubo inversión ordinaria en Oaxaca porque todo el recurso se aplicó en la reconstrucción, pero al momento en que recorres el Istmo te das cuenta que todo sigue igual, que escuelas, viviendas, hospitales, calles y servicios públicos; todo, está colapsado”

     

    El petista, parte del grupo político que encabeza el diputado federal y ex candidato al gobierno de Oaxaca, Benjamín Robles Montoya, resaltó que, ante ese panorama, es importante revisar en qué fueron utilizados los recursos y el monto al que ascendió la ayuda.

     

    Morales indicó que el monto de 7 mil millones de pesos invertido, según datos proporcionados por el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, en la víspera de su segundo informe de gobierno, podría estar por debajo de la bolsa real de recursos de la que dispuso el Poder Ejecutivo.

     

    “Sabemos que hay más dinero porque se utilizaron recursos de programas ordinarios para aplicarlos también en la reconstrucción; entonces, queremos saber si esos 8 mil millones de pesos que llegaron de manera extraordinaria fue todo o (hubo) más (recursos) y cómo se aplicaron”, reiteró.

     

    Una de las principales irregularidades que han sido detectadas hasta el momento, detalló el Presidente del Congreso, radica en la utilización de los 200 millones de pesos en deuda pública que solicitó la Secretaría de Finanzas para efectuar el pago de la remoción de escombro.

     

    Al respecto, Morales Niño refirió que, de acuerdo con el Ejecutivo, el dinero se utilizó totalmente en el acarreo de las estructuras derrumbadas; no obstante, existe constancia de que las dependencias pagaron tales servicios a precios excesivamente elevados y de que no todos los habitantes resultaron beneficiados, pues existen casos documentados en los que los damnificados, por falta de apoyo, se encargaron de hacer el acarreo.

     

    “Tenemos que revisar qué pasó ahí”, dijo.

     

    Luego, apuntó que a un año con cuatro meses de aquellos movimientos telúricos, el porcentaje de avance del proceso de rehabilitación es mínimo, pues el gobierno federal únicamente ha concluido la reconstrucción del Hospital de Juchitán de Zaragoza y la del Centro Escolar Juchitán, al tiempo que las escuelas afectadas “están al 60 por ciento”.

     

    --¿De acuerdo con la información de la que disponen, la reconstrucción de casas qué porcentaje presenta?

     

    --No se conoce. En algunos casos, (a los habitantes) se les dieron tarjetas (de débito); se hablaba de reconstrucción porque se les daban tarjetas, pero las tarjetas venían vacías. No podemos hablar de reconstrucción si no vemos la vivienda edificada; hay otros (casos en los) que sí recibieron el dinero, pero (los damnificados) lo gastaron en otra cosa; no se vigiló que se aplicara el recurso. Entonces, la reconstrucción ha sido fallida en el Istmo.