UABJO, sumida en un vacío de poder

    Escrito por: Álvaro MORALES Enero 28, 2019 0
    La toma de la Universidad afecta a los más de 20 mil estudiantes que dependen de aquel sistema de enseñanza. / HUGO VELASCO La toma de la Universidad afecta a los más de 20 mil estudiantes que dependen de aquel sistema de enseñanza. / HUGO VELASCO

    Oaxaca de Juárez, Oax.- El “juego diabólico” que se mantiene desde 1977 al interior de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), donde las disputadas por el control de la institución llevaron a la conformación de sindicatos y grupos de choque, sumió a la otrora máxima casa de estudios en “un vacío de poder”, que ha dado pie a la crisis política y financiera por la que actualmente atraviesa, sentenció el director de Encuentro Diario, Wilfrido Hernández Martínez, durante su participación en Encuentro Sabatino, el pasado 26 de enero.

     

    Mientras no exista nadie que imponga orden por medio de la aplicación de la ley, la inestabilidad académica y política continuarán, en agravio de los más de 20 mil estudiantes que dependen de aquel sistema de enseñanza, agregó, al opinar sobre el actual conflicto que prevalece entre Rectoría y el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UABJO (STEUABJO), que amaga con estallar en huelga el próximo primero de febrero y que durante las últimas semanas ha realizado marchas, bloqueos carreteros y diversas tomas de Ciudad Universitaria.

     

    “Quienes se han adueñado de la universidad hacen lo que quieren y, al hacer lo quieren, se pierde la autoridad y el de abajo dice: ‘Si tú estás robando, ¿porque yo no voy a robar?”, criticó el comunicador, a través de las 14 frecuencias de radio que conforman el Corporativo de Medios de Información (CMI), empresa productora de Encuentro Radio y Televisión.

     

    En compañía del director de Noticieros Encuentro, Francisco Vásquez Jiménez, y del analista Miguel Ángel Schultz Dávila, Hernández Martínez calificó la crisis actual como un “pandemónium”, provocado por el ex rector Abraham Martínez Alavés, quien, aliado con familiares y amigos, mantiene el control de la institución desde principios de la década pasada.

     

    Sin embargo, resaltó Hernández, ni el actual gobernador de la entidad, Alejandro Murat, ni otros actores políticos intervendrán en busca de una solución, pues, por una parte, temen provocar un conflicto de mayores dimensiones que les pueda costar el puesto que hoy ostentan y porque la inestabilidad también es provocada por ex gobernadores que mantienen interés en el control de la institución.

     

    Por su parte, el director de Noticieros Encuentro, Francisco Vásquez, resaltó que tras sus movilizaciones, el STEUABJO, al parecer, ha logrado pactar un encuentro con el gobernador de Oaxaca para que se ésta quien escuche directamente sus planteamientos.

     

    No obstante, el conductor subrayó que esa podría ser una determinación poco “conveniente” de las autoridades, pues a partir de ahora todos los sindicatos que efectúen protestas pretenderán ser recibidos por el titular del Poder Ejecutivo estatal.

     

    Luego, aunque admitió que legalmente tanto el STEUABJO como cualquier otra organización gremial tienen derecho a la movilización, llamó a reflexionar sobre qué tan razonables son sus exigencias de los empleados.

     

    En ese mismo sentido se pronunció Miguel Ángel Schultz Dávila, quien consideró que dentro del pliego petitorio de aquel sindicato, integrado por 20 puntos, hay demasiadas demandas imposibles de cumplir.

     

    Entre otras cosas, el sindicato solicita un aumento salarial de 20 por ciento, la entrega de 37 bases, el otorgamiento de un bono equivalente al dos por ciento del salario y el despido de alrededor de 300 empleados de confianza.

     

     

    Reconstrucción, sin resultados

    Al abrir otro de los temas del día, éste relacionado con el rezago que existe en la reconstrucción de las zonas devastadas tras los terremotos de septiembre de 2017, Francisco Vásquez sostuvo que es “inaceptable” el discurso del gobierno, en el sentido de que los trabajos marchan sobre ruedas cuando los montos de inversión reportados, que oscilan entre 7 mil y 10 mil millones de pesos, no coinciden con la realidad que se vive en los distintos municipios, sobre todo, de la región del Istmo de Tehuantepec, donde hay cientos de afectados sin apoyo.

     

    Como ejemplo, resaltó el caso de los padres de familia de la Secundaria Técnica Número Cinco de Matías Romero, quienes la semana pasada realizaron diversos bloqueos carreteros para exigir la reanudación de las obras de rehabilitación de aquel plantel y para denunciar que el Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (Iocifed) había reducido de manera inexplicable el monto de inversión de 16 a 5 millones de pesos.  

     

    También existe el caso de un grupo de damnificados, cuyo apoyo les fue prometido antes de la conclusión de 2018 y que hasta el momento permanecen sin recibir un pesos.

     

    “En la práctica le están quedando a deber ampliamente a los damnificados”, apuntó.

     

    Sobre los pronunciamientos realizados al respecto en el Congreso del Estado, donde el Pleno determinó crear una comisión que indague y dé seguimiento a las labores de reconstrucción, luego de que los legisladores calificaron como fallidas las tareas efectuadas por las autoridades estatales, con avances de entre 20 y 60 por ciento, el Director de Noticieros Encuentro indicó que habría que dar el beneficio de la duda a esos pronunciamientos, pero recordó que en la mayoría de los casos suelen posicionamientos para ganar la simpatía de la sociedad.

     

    Wilfrido Hernández fue más allá y tras lamentar que el proceso ha carecido de transparencia, sostuvo que en la político existen personas con nombres y apellidos que deberían estar en prisión, pero que reciben la protección.

     

    Recordó que el ex presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la reconstrucción por los terremotos de 2017 tendrían un costo de 38 mil millones de pesos, cuando, en el caso específico de Oaxaca, su deuda pública se incrementó a 37 mil millones de pesos, sin que la entidad o las zonas afectadas hayan sufrido mejoras de algún tipo.

     

    Debido a acciones de desvío de recursos, apuntó, en la política mexicana y de esta entidad existen funcionarios que llevan vidas faraónicas, vergonzosas e inauditas para el pueblo.

     

    Las prácticas ilegales llevadas a cabo por los gobernantes, añadió, mantienen a Oaxaca como una de las tres entidades más corruptas del país y junto con Chiapas y Guerrero, con los políticos más ricos del sureste.