Lamenta iglesia que en Oaxaca prevalezca confrontación y miedo

    Escrito por: Álvaro MORALES Marzo 04, 2019 0
    El arzobispo sostuvo que los oaxaqueños “no son malos” sino que, en diversas ocasiones, son presa de la ambición y de la actitud de diversos personajes que se creen dueños de la vida de los demás. / AGENCIAS El arzobispo sostuvo que los oaxaqueños “no son malos” sino que, en diversas ocasiones, son presa de la ambición y de la actitud de diversos personajes que se creen dueños de la vida de los demás. / AGENCIAS

    Oaxaca de Juárez, Oax.- En las comunidades de Oaxaca existe confrontación y miedo, provocados por personajes ambiciosos que se sienten “dueños de los demás”, sentenció ayer el arzobispo de Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos.

     

    Al encabezar la homilía dominical en la Catedral metropolitana, el jerarca de la Iglesia Católica lamentó que en México se critique a Estados Unidos por querer construir un muro fronterizo, cuando los muros ya existen entre sus pueblos.

     

    “No podemos caminar por aquí, no podemos caminar por allá; qué triste es eso”, dijo ante decenas de feligreses congregados en el recinto religioso.

     

    Vásquez Villalobos criticó que en México se habla de injusticia en otros pueblos y naciones, cuando su sociedad es incapaz de mirar las injusticias que se cometen en los municipios donde ella habita.

     

    “No somos capaces de mirar las vigas que tenemos en nuestros ojos”, reiteró el prelado, quien dijo haber sido testigo del encono que predomina en las ocho regiones del estado durante los recorridos que ha hecho por diversas localidades.

     

    El arzobispo sostuvo, sin embargo, que los oaxaqueños “no son malos” sino que, en diversas ocasiones, son presa de la ambición y de la actitud de diversos personajes que se creen dueños de la vida de los demás.

     

    “Vivimos una situación difícil en nuestro estado. Algo está pasando porque los oaxaqueños que no son malos. Me pregunto por qué estamos tan peleados y no podemos vivir en paz”, cuestionó.

     

    Ante ello, llamó a las comunidades a procurar una convivencia pacífica y en paz, pues reiteró que Dios espera de sus hijos “frutos buenos y con sentimientos de bondad”.