‘Fátima estaría viva, pero nadie hizo caso’, acusa la familia

    FOTO: AGENCIAS FOTO: AGENCIAS

    Familiares de Fátima Cecilia, la menor secuestrada y asesinada en la alcaldía Tláhuac, acusaron de inacción e indolencia a las autoridades de la Ciudad de México a quienes responsabilizan de la muerte de la menor.

     

    Dijeron que, si las autoridades hubieran hecho su trabajo desde que se denunció por primera vez la desaparición, la niña de 7 años aún estaría vivía.

     

    “Fátima pudo haber sido encontrada con vida, pero nadie nos hizo caso… la familia fue la que investigó, fuimos nosotros los que hicimos gran parte del trabajo”, acusó Sonia López, tía de la menor.

     

    El reclamo no sólo lo hizo ante medios de comunicación sino también ante la propia jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien reconoció que en el caso hubo una “cadena de negligencia” institucional que se investigará y castigará.

     

    De hecho, entre gritos y llantos, Sonia interrumpió la entrevista que daba Sheinbaum y acusó ahí, ante la mandataria, actos de negligencia y omisión. “Si hoy Fátima no está con nosotros es porque no se siguieron los protocolos”, apuntó.

     

    Señaló que la falta de atención no es de hoy, sino viene de atrás, ya que en el DIF fueron omisos en atender la salud mental de María Elena, madre de Fátima Cecilia, lo que dejó a la menor en estado de vulnerabilidad.

     

    Puntualizó que los responsables de la muerte de Fátima sabían la falta de atención hacia la menor y pensaron que el caso iba a ser uno más, pero advirtió que “Fátima no va a ser un caso más y su nombre debe recordarnos que vivimos en un país de desaparecidos y desigualdad”.

     

    Miguel López, tío de Fátima, advirtió que en su camino de búsqueda, en el que participaron más de 20 familiares, amigos y vecinos, se encontraron problemas como la lentitud en la integración del expediente, lo cual tardó más de 24 horas.

     

    “La noche que desapareció la niña se intentó levantar la denuncia y en la agencia del Ministerio Público de Tláhuac no quisieron prestar atención las autoridades”, acusó.

     

    Además detectaron la inutilidad de las cámaras de videovigilancia del Gobierno de la Ciudad de México, algunas por no estar bien enfocadas y otras por estar fuera de servicio.

     

    “Hay mucha indiferencia ante este tipo de situaciones; las autoridades no son confiables porque no están capacitadas para actuar en estos procedimientos”, sostuvo Miguel.

     

    Explicó que la familia inició recorridos en brigadas para conseguir imágenes en comercios y casas particulares de la zona, mismas que en su momento entregaron a la autoridad para localizar a Fátima.

     

    “No es posible que hayan pasado tantos días, que la familia haya sido quien haya tenido que dar todas las pistas, que haya tenido que dar todo el trabajo para que se encontrara a Fátima, no es posible que se hayan perdido horas fundamentales para dar con ella, ella pudo haber sido encontrada con vida y nadie nos hizo caso”, reprochó.

     

    Sonia agregó que si bien hubo empleados de la Fiscalía que tuvieron empatía con la familia y querían ayudar, su problema fue que no tenían los recursos materiales para realizar la búsqueda.

     

    Asimismo, acusó que en la escuela Enrique Rébsamen no se aplicaron protocolos para la entrega de la menor. “No es posible que la hayan dejado en la calle a merced de cualquiera, que alguien aprovechara la situación y hoy estemos recogiendo su cuerpo. Hoy no puedo abrazar a mi niña”, lamentó.